Cuando los soldados en la antigüedad iban a la guerra contra otro ejército, los mejores soldados iban en las primeras filas de combate, preparados para repeler el ataque enemigo, ellos sabían que tenían que ir preparados contra todo, tener las partes más sensibles del cuerpo bien protegidas para no perecer en el campo de batalla.

El soldado debía de ir bien protegido, y regresar victorioso del campo de batalla; si lo traemos a nuestra vida, nuestra armadura debe de estar bien puesto en nuestros cuerpos para poder repeler los ataques del enemigo, nuestro enemigo no es otra persona igual a nosotros, es mas fuerte, usa artimañas muy sagaces, y es muy inteligente.

Por eso nuestra armadura debe de estar completa; debemos de ponernos el casco, debemos de tener el escudo para podernos proteger de los dardos de fuego, debemos de tomar la espada para podernos proteger y atacar al enemigo.

Pero nuestra lucha es contra las artimañas del diablo, de aquel que día y noche nos acusa delante de Dios, quien nos ataca todos los días con pensamientos de derrota, pensamientos que nos dicen “no sirves, no vales nada, Dios no te puede ayudar acá y en ningún lugar” esas palabras engañosas nos ponen en duda, nuestra mente esta siendo atacada siempre.

El campo de batalla que el diablo utiliza es la mente, nuestra mente es el lugar donde el diablo anda como león rugiente tratando de destruirnos, porque bien sabe que si domina nuestra mente, ya no tiene, pero debemos de tener nuestros pensamientos bajo la obediencia de Cristo Jesús. 2 Corintios 10:5 “…y llevando todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo”

Cada uno de nuestros pensamientos debe de estar bajo el dominio de Cristo, si Dios domina nuestra mente hemos ganado las victorias, pero hay algo que el diablo no puede entender ni conocer, el diablo no sabe lo que tu piensas, no sabe lo que haces, no sientes lo que tu sientes, el diablo sabe lo que estas haciendo cuando tu le has abierto la puerta, hasta ese entonces el diablo sabe que haces.

Cuando los hijos de Dios se presentan delante de él, se presente Satanás y Jehová le pregunta ¿de donde vienes? y Satanás le responde…de recorrer la tierra y de andar por ella. Job 1:7 en este versículo podemos ver una debilidad de Satanás…no es omnipotente, no es omnisciente, no es todopoderoso, solo esta en un lugar a la vez. En cambio Dios esta en todo lugar. (Job 22:23)

Nuestra confianza, nuestra vida, nuestro corazón, nuestra mente deben de estar bajo el dominio de Dios, todos nuestros pensamientos, nuestros actos deben de estar guiados por Aquel que nos llamó a su luz y nos trajo a sus pies para servirle y adorarle solo a Él, Dios esta en todas partes, Dios sabe que pensamos, que sentimos y como somos, el diablo esta derrotado desde el principio y un día será echado al lago de fuego.

y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Apocalipsis 20:10 (Reyna Valera Versión 1960)

Anuncios