Este quizás haya sido el hombre con mas odio hacia los cristianos, los perseguía, los buscaba y aún mucho mas, ingresaba a sus casas para sacarlos y poderlos asesinar, tanto era el odio, que tenia permiso del sumo sacerdote para poderlos llevar a la cárcel.

Hoy en día, todavía existen personas que tienen odio hacia los cristianos, el solo oír que hablan de Dios, los cuelgan, los asesinan, las violan, los queman vivos, tanto es el odio que no quieren oír del amor de Dios, personas como Saulo de Tarso, que respiraba amenazas de muerte hacia los cristianos que vivían en su época, fue transformado por el Amor de Dios, que todo lo cambia.

“fuimos como Saulo” el gran perseguidor de la iglesia de Cristo, respiraba odio y amenazas de muerte hacia los cristianos, perseguir de la iglesia de Cristo y los obligaba a blasfemar el nombre de Cristo Jesús, estuvo presente cuando Esteban fue apedreado estando de acuerdo en su muerte. (Hechos 7:52-60, 1 Corintios 15:9, Gálatas 1:13)

“un cambio maravilloso” persiguiendo a la iglesia de Cristo, con permiso del sumo sacerdote, Saulo perseguía a los cristianos por todas partes y yendo en un viaje hacia Damasco, un resplandor lo rodea y una voz que le dice: porque me persigues, Saulo sabia que esa voz era de Dios. Aún el más malo reconoce que hay un Dios real y verdadero y reconoce que Dios es poderoso. (Hechos 9:1-6, Hechos 24:14,1 Corintios 15:8, Hechos 22:8)

“de asesino a Apóstol y misionero de Dios” el cambio que Dios hace es único, es maravilloso, como lo hizo con Saulo, lo puede hacer con nosotros, somos instrumentos escogidos por Dios para llevar su evangelio a otras personas, Dios cambió a Saulo y nos puede cambiar a nosotros, toda la maldad que Saulo tenia y la que nosotros tenemos Dios es el único que la puede borrar. (1 Timoteo 1:13, Filipenses 1:13-21, Gálatas 1:15-16, Juan 12:25-28)

“somos escogidos” tal vez te dirás, Dios no me puede cambiar, soy débil, me cuesta dejar lo malo que hay en mi ser  en mi corazón, prefiero esperar hasta el último día de mi vida para poder cambiar y dejar que Dios me perdone. Porque esperar hasta el último día de nuestra vida, si Saulo hubiera dicho eso, muchos no conocerían a Dios ni tendríamos las epístolas mas maravillosas inspiradas por Dios y Saulo (Pablo) fue el instrumento que Dios utilizo para dejarnos una maravillosa verdad y un testimonio de cambio maravilloso, de ser un perseguidor de la iglesia, asesino, acusador, blasfemo y todo lo que podamos imaginar. Fue lo que Dios escogió para dar a conocer su palabra en otros países, Saulo fue el instrumento y nosotros podemos ser ese instrumento que Dios necesita, solo permitámosle a Dios que moldee nuestra vida y que él nos toque con su Amor Maravilloso y con su Amor que nos cambia maravillosamente. (Hechos 9:13-17, Hechos 22:6-15, 2 Timoteo 2:19-21, Romanos 9:2123)