En un minuto pueden suceder muchas situaciones, situaciones que pueden ser de bien para unas personas y de mal para otras, todo depende de un minuto en nuestra vida, un minuto que puede ser fatal o puede ser de bendición.

Muchos no nos ponemos a pensar en dedicarle un minuto de nuestra vida a Dios, tan solamente un minuto que le demos a Dios puede causar grandes bendiciones en todo lo que hacemos, un minuto de felicidad, de alegría.

Nada nos cuesta tomarnos un pequeño y minúsculo minuto para agradecerle y decirle a Dios “Gracias”…es un minuto que te puede causar felicidad y no tristeza, en un minuto Dios te dará una sonrisa, te hará sonreír, te hará muy feliz, contestará una petición que tu tengas.

En cambio hay quienes no le dan a Dios un minuto para agradecerle por todo lo que les ha dado, trabajo, salud, familia, casa, en fin todo lo que ellos tienen, es por la buena voluntad de Dios, un minuto puede salvar tu vida.

En un minuto puede terminar toda tu vida, en el momento menos pensado para ti, ya no existirás y todo lo que hiciste en esta tierra se quedará, y ya no existirás mas pero si le diste ese pequeño minuto a Dios, tu v ida puede ser diferente.

En un minuto pueden suceder infinidad de situaciones, peligros, alegrías, sonrisas, tristezas…una nueva vida puede nacer en ese minuto que tu agradeciste a Dios, y en un minuto alguien puede dejar de existir, ¿ese puede ser cualquiera de nosotros?

Dedícale un minuto a Dios y verás como todo cambia a tu alrededor, un minuto puede significar mucho para Dios, un minuto diario te acerca mas a Dios, en un minuto puedes ser otra persona; en un minuto puedes salvar tu vida, en un minuto Dios te puede llevar para toda una vida cerca de Él.

En un minuto puedes perder tu trabajo, tu familia, tus hijos, tu esposa, tu novia, todo lo que tienes se puede ir en un minuto, nada cuesta pararse y agradecerle a Dios todo lo que ha hecho y hará en ti y de ti, tendrás éxito si le das a Dios un minuto de tu vida, y detienes todo lo demás que estas haciendo, Dios es mas importante que todo lo demás.

No permitas que nada le quite a Dios el primer lugar en tu vida, tu trabajo, tu familia, tus labores diarias deben ocupar el segundo lugar en tu vida, tu persona ocupa el tercer lugar en todo lo que hagas, DIOS DEBE Y SER EL PRIMER LUGAR EN TU VIDA Y EN TODO LO QUE HAGAS A DIARIO, VERÁS EL CAMBIO EN TU VIDA SI LE DAS A DIOS EL PRIMER LUGAR DE TODO LO QUE HACES.

Anuncios