Es tan fácil poder hablar con nuestros amigos, con nuestra novia, esposa, y con nuestra familia mas cercana, esas conversaciones con nuestros seres queridos nos acerca mas a ellos, podemos saber como están, como se sienten, como son sus días, y nos alegramos al poderlos oír.

Así como hablamos con nuestras amistades, porque no lo hacemos también con Dios, con nuestro Creador y Salvador, al hablar con Dios es mas que una palabra de aliento, una palabra de ánimo la que vendrá a nuestra vida y la que nos levantará de donde estemos.

Pero se nos hace muy difícil hablar con Dios, las palabras quizás no nos salen muy lindas, o no encontramos las palabras exactas y las mas bonitas, quizás para Dios no son las palabras bonitas, ni los grandes discursos lo que Dios necesita saber y oír de nosotros, lo que Dios necesita escuchar de nosotros ya lo sabe.

Solo digámosle lo que sentimos en nuestra mente, corazón y lo más importante de todo no usemos las palabras más complicadas ni las mas difíciles para explicarle a Dios lo que necesitamos, solo dejémonos llevar por el momento que estamos disfrutando con nuestro Creador.

Seamos sinceros, seamos francos, seamos directos, seamos nosotros mismos, seamos humildes en la oración, Dios sabe que nos pasa, sabe que estamos tristes, sabe que estamos enfermos, sabe que somos necesitados de él, y solo dejemos que nuestras palabras salgan por si solas de nuestro corazón.

Es solo una oración sincera, franca, es una conversación entre Dios y nosotros y nadie mas, es un momento único el que podemos disfrutar con Dios, solo es una oración sencilla, es una simple oración la que Dios quiere oír en cualquier lugar, sin importar la hora, el día o en donde te encuentres, solo dile una sencilla oración que Dios ya sabe y tu solo dile lo que mas deseas y deja que Dios te guíe con su poder y sabiduría en tu simple oración.

Simple Oración que te une con tu Dios, te une de una forma sobre natural que solo Dios y nosotros podemos entender, simple oración que Dios conoce, simple oración que te fortalece, te nutre y alimenta tu espíritu, tu ser, y te da vida para continuar y ser feliz para toda una eternidad al lado de Dios.

ROMANOS 12:12 Regocijaos en la esperanza, sufridos en la tribulación, perseverantes en la Oración;

Anuncios