Ser buenas personas no nos llevara a nada, no ganaremos una fortuna por ser buenas personas, no ganamos la vida eterna por ser buenos, amables y condescendientes con las demás personas o con quienes necesitan nuestra ayuda.

Muchos creen que con ser buenos y ayudar a las personas necesitadas ya tienen ganada la vida eterna al lado de Dios, pero que falso esta eso, si el mismo Dios dijo en Efesios 2:8-9 “que somos salvos por fe, y no por las obras”

Hay miles de personas que han dado toda su fortuna para ayudar a alguien, eso es bueno, así demuestran lo bueno que es Dios, demuestran lo bondadoso que son y el amor que Dios a puesto en sus vida.

Las obras buenas no nos darán la vida eterna, ser buenos es obra de Dios y de su amor en nuestros corazones. Solo en Dios podemos encontrar esa paz, ese amor que muchos de nosotros quizás no tengan o no han conocido. Pero puedes conocerlo y tenerlo.

Iras, celos, contiendas, enemistades, orgías, son obras del enemigo (Gálatas 5:19-21) eso es lo que muchos de nosotros teníamos y éramos, mas Dios ha venido y nos ha perdonado, nos ha dado ese perdón que necesitábamos y nos ha hecho nueva criaturas.

Amor, gozo, paz, benignidad, paciencia, mansedumbre, templanza son las obras buenas que Dios ha puesto en nuestros corazones, todo esto es fruto del amor de Dios en nuestras vidas, y como tal debemos de demostrar a los demás de quien somos hijos.

Así como Dios mostro su amor para nosotros muriendo en la cruz del calvario, ahora nosotros demostremos el amor de Dios a las demás personas en el cambio que Dios ha hecho, cambio maravilloso que cada uno de nosotros sufrió cuando Dios vino, murió, y resucito para darnos vida eterna.

Solo Dios puede darnos ese perdón, ese amor que necesitamos para poder ser felices para toda la eternidad, y si tu no conoces ese amor de Dios, ven y permite que Dios te llene con su inmenso amor, Dios es tan grande que no cabe en toda la tierra pero al mismo tiempo es tan pequeño que esta y puede morar en tu corazón para toda la eternidad.

Solo en Dios tenemos ese amor y ese perdón maravilloso que todos necesitamos, tarde o temprano vamos a estar frente a Dios y allí será el llanto y el crujir de dientes.

Lucas 13:28  Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios,  y vosotros estéis excluidos.