Como personas y como jóvenes siempre nos gusta ser el primero lugar en todo lo que hacemos y en todo lo que podamos llegar a realizar, si participamos en algún campeonato o en algún evento, queremos ser los primeros en todo, ¡siempre queremos ser los primeros!

Pero en la vida, debemos de tener prioridades, debemos de tener algo en primer lugar en nuestra vida, la novia, el novio, la universidad, el trabajo, la familia, mas de algo tenemos como primer lugar.

“nuestra prioridad” lo que tengamos como primer lugar en nuestra vida definirá nuestro futuro, para bien o para mal, tarde o temprano tenemos que escoger que ocupará el primer lugar en nuestra vida, y para algunos de nosotros la novia o el novio ocupa lo primero, pero no debe de ser así. (Filipenses 3:8)

“definir nuestro primer lugar” no tenemos mejor ejemplo en la vida que la del apóstol Pablo, siendo una persona preparada, saber y dominar varios idiomas, conocer la literatura hebrea y griega, lo dio todo por perdida para seguir a Cristo, y tener un mejor conocimiento de Dios. Nosotros somos como Pablo que damos todo por perdido por acercarnos y conocernos más a Dos. (Filipenses 3:6-9, 2 Pedro 1:3)

“lleguemos a nuestra meta” así como el atleta, el futbolista, el estudiante, el hombre de negocios se prepara para llegar a su meta en todo lo que hace, y ganar una buena cantidad de dinero o muchos galardones, así debemos de ser nosotros también, debemos de correr cada vez mas fuerte, tratando de luchar aquello que Dios nos ha prometido que nos dará cuando estemos con él, quizás tu carrera sea difícil, pero debemos de ser fuertes y seguir luchando paso a paso por llegar a nuestra meta.

Vendrán problemas y muchas dificultades que probablemente nos alejaran y nos trataran de hacer caer, pero debemos de recordar que Dios ya venció y estamos unidos a Dios, así como él es el mismo que Dios. Digamos como el apóstol Pablo “prosigo a la meta, al supremos llamamiento en Cristo Jesús” esa debe ser nuestra meta día a día, debemos de tener paciencia y ser fuertes. (Filipenses 3:14, 2 Tesalonicenses 1:11)