Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Isaías 9:6 (Versión Casiodoro de Reina 1960)

Solamente pensemos por un momento, en donde estamos parados, que es lo que deseamos de y en la vida, que nos espera en el futuro próximo, hacia donde nos dirigimos por la forma de vida que estamos llevando. Podrá haber muchas respuestas, y muchas dudas. Pero pensemos por un momento… ¿Cómo esta nuestra vida delante de Dios, el Autor y Consumador de la Fe. (Hebreos 12:2)

Quizás por tu mente pasen muchas preguntas, muchas dudas, muchas incógnitas que tu mismo te has puesto, y que hasta el día de hoy no has hallado la respuesta a esas preguntas…la única razón de tu existencia en esta tierra, es gracias al amor de Dios, que envió a su Único Hijo a morir por ti y por mi. (San Juan 3:16)

Es nuestro deber obedecer y ser fieles a Aquel que murió en la Cruz del Calvario por nuestros pecados, porque Dios fue y es y será el único que no tiene pecado, (Hebreos 4:15 “porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades,  sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”

En Dios podemos ver, que él es y ha sido el único que no tiene pecado, sino que se hizo pecado por amor a nosotros. El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca. 1 Pedro 2:22…solo en Dios podemos tener redención, perdón, de pecado, porque el nos salvo, y nos redimió al morir en la cruz.

Pero tenemos una esperanza Viva, Resucitando al tercer día, lleno de Gloria, Honra, Honor, Majestad, Poder, quien esta sentado al lado de Dios Padre intercediendo por nosotros…y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios. 1 Pedro 1:21

Esta época de navidad, no la malgastemos haciendo extravagancias, es una época para recordar que “Hijo nos es dado”, debemos de agradecerle a Dios por enviar a su Hijo a la tierra y perdonarnos, agradezcámosle a Dios, por lo bueno que él es, démosle gracias por la vida, por la salud, por el trabajo que tenemos, por la familia que nos permite tener y compartir.

Gracias a Dios que estamos vivos, esta época es para estar en familia, pasarla bien, asistir a la iglesia y si no conoces a Dios como tu Salvador no pierdas esta oportunidad, esta puede y es tu gran oportunidad de ACEPTAR A DIOS EN TU CORAZÓN Y DEJAR QUE ÉL TE GUÍE, TE BENDIGA, TE DE EL PERDON QUE TU NECESITAS, QUE CAMBIE TU MANERA DE VIVIR. Solo en Dios puedes ser feliz para siempre.

Lucas 1:37 porque nada hay imposible para Dios.