En un país donde todo mundo anda por las calles sin un rumbo fijo, personas que están perdidas en su propio país, extraviadas en su propia casa, no tienen un rumbo fijo por el que deban luchar, no tiene metas en la vida, no existe un propósito definido.

Muchas opciones se nos presentan ante nuestra vista, opciones que podrían hacer que la vida que llevamos sea diferente y sea mejor, opciones que tenemos a nuestra mano, ¿Cuál tomaremos? ¿Cuál escogeremos?

“la vida sin prioridades y sin objetivos claros no es vida” para poder tener éxito y poder triunfar en nuestra manera de vivir y de conducirnos en cada paso que damos, tenemos que tener prioridades y objetivos definidos, una nueva carrera, una nueva casa, todo lo que puedas soñar y lo que Dios te de, prioridades que nos darán la pauta para triunfar. (Filipenses.3:13-14)

“el éxito lo podemos ver mientras estamos despiertos”, como la hormiga que durante el verano prepara su alimento y lo va guardando, así cuando llega el invierno no tiene de que preocuparse y pueda descansar y dormir en paz, trabaja sin que nadie le diga que hacer o donde ir, no tiene líder para que le dé ordenes, sino que de su propia inteligencia busca su alimento. (Proverbios.6:6-8)

“el éxito viene acompañado” odiado por sus hermanos, vendido como esclavo, tentado por la esposa de su amo, llevado a prisión por algo que no cometió, José paso por varias situaciones difíciles en su vida, ¡Mas Jehová estaba con José! Dentro de todas estas situaciones difíciles para José, Dios lo prosperó, no lo dejo solo un solo instante, llego a ser el administrador de todas las posesiones de faraón, incluso casarse con su hija, tuvo éxito en una tierra que no era la de el, ¡Mas Jehová estaba con José! Este fue el éxito de José… Dios estuvo siempre con él. (Génesis 39)

“en quien confiamos para poder tener éxito” no es de nuestra fuerza, no es de nosotros poder hacer cosas extraordinarias, no depende de nosotros, podemos hacer aquello que esta a nuestro alcance, lo que no podemos alcanzar dejemos que Dios sea quien se encargue de ello, si dejamos que Dios nos guíe y nos diga que decir, hacer o donde ir, seremos personas de cambio, seremos líderes que cambien nuestra sociedad, Somos diferentes, porque nuestro Dios marco la diferencia en este mundo, y ahora debemos de ser como Dios quiere que seamos.(Salmo 139:10

Tenemos un potencial dentro de nuestro cuerpo, solo dejémonos guiar por Dios y hagamos la diferencia, personas comprometidas con Dios, sirvamos y demos el ejemplo que somos diferentes, “Hijos de Dios que hacen la diferencia” (Isaías. 42:6)