“Una vez iba un hombre en su auto por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto su auto comenzó a detenerse hasta quedar estático. El hombre bajo, lo revisó, trato de averiguar que era lo que tenia. Pensaba que pronto podría encontrar el desperfecto que tenia su auto pues hacía muchos años que lo conducía; sin embargo, después mucho rato no encontraba la falla del motor. En ese momento apareció otro auto, del cual bajo un hombre a ofrecerle ayuda. El dueño del primer auto dijo: mira este es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma  de mi mano. No creo que tú sin ser el dueño puedas o sepas hacer algo. El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo. Esta bien haz el intentó, pero no creo que puedas, pues este es mi auto. El segundo hombre hecho manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar. El primer hombre quedo  atónito y preguntó ¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI auto? El segundo hombre contestó- verás, mi nombre es Félix Wankel…Yo inventé el motor rotativo que usa tu auto.”

Cuantas veces decimos: esta es MI vida, Este es MI destino, Esta es MI casa…déjenme a mí, solo yo puedo resolver el problema. Al enfrentarnos a los problemas y a los días más difíciles creemos que nadie nos podrá ayudar pues “esta es MI vida” Pero…

Te voy hacer una pregunta: ¿Quién hizo la vida? ¿Quién hizo el tiempo? ¿Quién creo la familia? Solo aquel que es el autor de la vida y el amor, puede ayudarte cuando te quedes tirado en la carretera de la vida.

Cuantas veces hemos visto a miles de personas hacerse de importantes en cualquier aspecto de su vida, no saben que no lo pueden hacer ni tener todo lo que desean, hasta los mas cercanos de Dios sabían que no iban a estar toda la vida al lado de Jesús.

“pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor a Cristo” Filipenses 3:7 el mismo apóstol Pablo tuvo que dejar lo que había obtenido y darlo todo por pérdida, porque sabia perfectamente que no le pertenecían a él, por el orgullo que hay en nosotros, podemos llevar nuestra vida a la ruina y aun podemos llevar a todo un país a la decadencia, dejemos todo lo que nos enorgullezca y vistámonos de humildad, puede ser difícil ser humilde, pero con intentar día a día a ser humildes al final lo podremos lograr.

Tenemos al mejor mecánico a nuestro lado, solo debemos de buscarlo e ir a él cuando nos quedemos varados en la infinidad de problemas que venga a nuestra vida, nos dio la mejor brújula para que le busquemos (oración), y tenemos el mejor manual para poder caminar si ningún problema en esta vida (biblia)…utilicemos lo que nos dejo y todo nuestro camino será diferente.

Anuncios