Semana Santa es una fecha en donde todas las personas recuerdan el sufrimiento que Dios hizo por cada uno de nosotros; lo recuerdan en las diferentes calles de las ciudades, pueblos, e incluso en las aldeas mas recónditas de cada país.

Cada país celebra la crucifixión de Cristo de una manera diferente, algunas personas lo hacen cargando las andas en las procesiones que realizan en las iglesias católicas, en México lo celebran de una manera muy vistosa; en Filipinas un señor se crucifica para poder recordar el sacrificio que Dios hizo por el.

Año con año la celebran, año con año se sacrifica ese señor filipino, año con año se celebra la semana santa de la misma manera y de la misma forma tan vistosa, tan llena de colores y significado para cada persona en especial.

Cuando Dios murió por ti y por mi, no murió varias veces, no se sacrifico cada año por ti y por mi, Dios no quiere que te sacrifiques clavándote en una cruz, porque Dios ya lo hizo por ti, cuando se entrego en la cruz del calvario para que tu y yo tengamos vida eterna, lo que Dios pide de ti es que le aceptes en tu corazón.

Recordar a Jesús como lo recuerdan en semana santa cargando andas, o rindiéndole culto a imágenes que no pueden bajarse de su lugar y poderte tocar la mejilla, tienen ojos pero no te pueden ver, porque son imagen del escultor, Dios no te pide que lo cargues, por que Dios es demasiado grande para que tu y yo lo podamos cargar cada semana santa en nuestros hombros.

Dios solo pide que le abras tu corazón y él morara en tu vida eternamente, Dios no te pide sacrificios físicos, por que el mismo se dio por ti y por mi, Dios solo pide una cosa, “Tu Corazón”, lo demás no es necesario que lo hagas, Dios no acepta imitaciones, Dios no le gusta que tu adores a otro dios que no sea Él

Ven a Dios, acércate día a día a Dios y él te hará una persona nueva y diferente, esta semana santa, no pienses en lo que tu harás por Dios, mejor pregúntate y dite tu mismo, Que quiere hacer Dios en tu vida.

Si dejas que Dios more en tu vida, serás feliz para siempre, Dios esta vivo y vivirá por y para siempre y hoy quiere morar en tu corazón y ser el dueño de tu vida eternamente.

Juan 12:36 Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz.