Muchas veces no entendemos cuando debemos de retirarnos de algo que no afecta emocionalmente y nos hace daño en nuestro ser y sobre todo en nuestro corazón y en nuestro cuerpo, nos acostumbramos tanto a estar a estar  y seguir siendo lastimados para toda la vida.

Cuando estamos enamorados de una persona en especial, ansiamos estar con ella o con el, pero muchas veces estamos viviendo un mundo de ensueño, nos enamoras a tal manera que esa persona nunca será para nosotros, y seguimos con el o con ella y nos destruimos nosotros mismos.

Estamos viviendo con nuestro corazón, vivimos a través del corazón pero es algo que esta allí, y nuestra mente esta distante, muy distante de nuestro corazón y nuestros sentimientos nos dominan, estamos aferrados a esa persona que el o ella es nuestro faro en la tormenta, pero ese faro esta roto.

Ese faro roto que vemos en la tormenta, nos dice que nuestro rumbo esta mal, que posiblemente nos estrellemos con algunos peñascos que están en el mar o quizás haya arena que haga que encallemos y ya no podamos sacar nuestro barco al océano y poder seguir navegando en completa paz y con el viento a nuestro favor.

Si estamos navegando sin rumbo fijo, en un mundo donde nuestro faro roto es el nombre de un joven o de alguna señorita, y no obedecemos las señales intermitentes que se dan a nuestras orillas, solo terminaremos encallados en algo que ya no podremos salir, y eses barco podrá quedarse allí un buen tiempo.

Cuantas veces nosotros somos esos barcos que nos aferramos a faros rotos que nos lastiman, nos hieren y solo hallamos sufrimientos, tristezas, rabia y muchas cosas más en nuestra vida. Las señales que nos indican peligro! Peligro! Hagámosle caso, esas señales tómemelas en cuenta y saldremos adelante en nuestra vida.

Hasta cuando seguiremos encallados en una relación enfermiza que nos hunde cada día mas, dejemos ese faro roto, que nos hunde con el, y veamos la luz que esta a nuestro alcance y saldremos adelante en nuestra vida, aferrémonos a lo que esta bien y dejemos lo roto por un lado y saldremos adelante en nuestro camino siempre.

Si quieres ser feliz en la vida, déjate guiar por Dios quien es tu FARO…que ilumina toda tu senda donde tienes paz y tranquilidad.

Juan 15: El discípulo que se mantiene unido a mi, y con quien yo me mantengo unido, es como una rama que da mucho fruto; pero si uno de ustedes se separa de mi nada podrá hacer.

Anuncios