Conocemos personas que al poco tiempo desaparecen como si fueran fantasmas, y nunca mas las volvemos a ver, tratamos de ir a la misma hora que la hemos visto…pero nunca llega…habrá sido por algo que vi a esa persona en ese día, y nunca mas volverla a ver.

Otras veces… tenemos amigos que los conocemos por ciertos motivos para nuestra vida, pero nunca sabemos porque los conocimos, al final nos damos cuenta que esa persona no llego por casualidad hasta nosotros y nos enseño una gran lección.

Han llegado muchas veces para podernos ayudar en una dificultad que hemos pasado…mas otras han llegado y se han ido tan rápido que no llegamos a conocer nada de ellas…habrá sido un error haberlas conocido…o simplemente llegaron para enseñarnos algo.

Nuestro caminar puede estar lleno de sorpresas…podemos conocer infinidades de personas, y pareciera que por error las hemos conocido, que por error nos hemos hecho amigos de ellos…otras veces pareciera que por error pasamos mucho tiempo con alguien que puede significar mucho.

Pareciera que conocemos personas por error o por equivocación, pero no es así, no es un error que hallamos conocido a alguien, si nos enamoramos de alguien y al poco tiempo desaparece sin sentido, no es un error…esa desaparición misteriosa tiene un propósito.

Quizás no era para nosotros…y simplemente desapareció de un día a otro, y jamás volvemos a saber de ella o de él…ese propósito lo vamos conociendo poco a poco en nuestro caminar diario.

Nuestro matrimonio pareciera un grave error que cometimos cuando éramos jóvenes, llevamos una vida difícil con nuestro esposo o esposa, no me comprende…nunca estamos de acuerdo; ¿pero hemos visto las fortalezas que ella o el tienen en nuestra vida?

Ese error que aparentemente cometimos en la juventud…es una fortaleza para nuestro matrimonio, ese error…es un propósito que Dios tenia desde antes de la fundación del mundo…no es error, es un propósito que muchas veces no queremos aceptar….mas el propósito de Dios esta frente a nuestra vista, mas no la queremos ver…pero veámoslo porque es una bendición para que le agradezcamos a Dios todos los días.

“Sabemos que Dios obra en toda situación para el bien de los que lo aman, los que han sido llamados por Dios de acuerdo a su propósito” Romanos 8:20 (Versión Palabra de Dios para todos)

Anuncios