Tarde o temprano llegamos a una etapa de nuestra vida en donde tenemos que tomar nuestras propias decisiones, como donde trabajar, donde estudiar, si quedarme en mi país o irme para otro país, y llegará el día donde nos haremos la pregunta mas crucial e importante para nuestra vida. Tarde o temprano todos tomaremos ese camino, unos lo tomarán equivocadamente y otros lo harán correctamente.

¿Con quien casarme? Es el titulo de un libro del Dr. Luis Palau…Ese libro es uno de los mas famosos que él ha escrito, nos da consejos y paso para poder saber quien será nuestra futura esposa según el orden y propósito de Dios, en ese libro se nos dice lo que debemos de hacer y lo que no deber hacer, pero al leerlo y traerlo a mi propia vida, hago caso omiso de ello, porque simplemente…yo quiero buscar a esa persona con la que quiero pasar el resto de mi vida, hacemos todo lo contrario.

Como humanos y al ser jóvenes impulsivos, queremos escoger nosotros a nuestra pareja, queremos escoger a la que mejor se vea, a la mas linda, a la mas inteligente, al mas guapo, al mas fortachón…creemos que lo físico nos hará felices para toda la vida, como humanos es lo que queremos y es lo que vemos a primera vista, es de comprender…eso es cierto. Pero cuando eres Hijo de Dios…y sabes que Dios te dará a tu pareja idónea, te dará la persona que él quiera darte, y muchas veces no hacemos eso, queremos ser nosotros los artífices de nuestro futuro.

Artífices de nuestro futuro nos lleva a la derrota, a la tristeza, a la infelicidad, nos hacemos los fuertes cuando sabemos que por escoger nosotros nuestro noviazgo si somos Hijos de Dios nos va a ir mal, lo mejor es esperar en Dios y confiar en Él, el sabe lo mejor para nosotros, que sea Dios quien escoja por nosotros, puede ser tardado, pero puede ser lo mejor y lo mas provechoso para todos.

Romanos 8:28 Sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que lo aman, es decir de los que él ha llamado de acuerdo con su plan.

Anuncios