Esperar en Dios es lo más difícil que hay para el ser humano, todos queremos tener respuestas rápidas, queremos ver las respuestas en un minuto, al no tener la respuesta terminamos enojándonos contra Dios y contra nosotros mismos, vemos que nuestra fe desaparece, vemos que todo lo que pedimos a Dios no lo vemos al siguiente día, no lo vemos al mes, pasamos años esperando esa respuesta que quizás nunca llegue, o tal vez ya llego y nosotros no la vemos.

Tener puesta la vista en algo que no podemos ver o tener nuestra fe en algo que nunca llegara, nos desanima, nos desalienta y vemos a Dios muy lejos, muy, pero muy lejos, nuestra confianza se desvanece, nuestra fe va decayendo, ya no creemos que Dios nos oiga, y vemos esa respuesta no llegar, terminamos cansándonos, nos entristecemos, pero Dios tiene su tiempo, el tiempo de Dios es distinto al de nosotros.

Recuerdo que un amigo mío me dijo esto; muchas veces pedimos algo a Dios, y Dios nos da tres respuestas o tres formas de saber si Dios ya nos contesto. “Dios ya contesto, Dios va a contestar, Dios no contestará” en una forma mas sencilla “Dios te dice, todavía no te lo va dar, sigue esperando para que tu fe crezca, y no te la contestare porque así te acercas mas a mi” Dios contestara tarde o temprano con un “Si, No, Espera, Ya te conteste

Es como si le pidiésemos a Dios una esposa, oramos por ella, no la vemos venir; ya no le pedimos a Dios por ella, nos cansamos de esperar, y terminamos buscándola nosotros mismos, pero Dios nos dice “hijo mío ya te la di, ya hablaste con ella, la ves todos los días, sabes quien es, Dios ya nos contesto la respuestano vemos nuestra oración contestada porque tenemos la vista cubierta y no vemos mas allá de lo que Dios quiere que veamos, Dios contesta siempre, hay que tener Fe, saber confiar en Dios, quizás hablas con tu esposa pero no le quieres creer a Dios, pues créele, ya te la presento, ahora solo ve como Dios quiere que veas, y el resultado es el mas maravilloso regalo que Dios nos puede dar.

Nuestra fe en Dios es mas valiosa y mas poderosa que todo lo que podamos tener acá, es mas poderosa que nuestros sueños, porque vivimos por FE, vivimos por fe en Dios, Dios te da lo que tu quieras, pero te da, lo que no te haga alejar de Su presencia, Créele a Dios, es fiel, y te dará lo que mas deseas en la vida porque Dios te quiere ver feliz.

Anuncios