Todos tratan de meternos miedo hacer algo, todos nos dicen NO PODES HACER ESTO O AQUELLOS, en vez de encontrar palabras de animo, encontramos desanimo y frases que nos hacen ver que somos perdedores.

Siempre vamos a encontrar palabras hirientes en nuestro caminar, vallamos por donde vallamos siempre nos van a decir que no podemos, que somos inútiles y que nuestro trabajo no sirve para nada.

El único que no nos va a reclamas o a decir frases o palabras que pueden marcar nuestra vida es Dios, en Dios podemos encontrar ese apoyo que necesitamos en los momentos mas difíciles y mas tristes de nuestra vida.

En las tormentas que vienen en nuestras noches o días nublamos, solo veamos y confiemos en Dios, el único que ha vencido a la muerte y al mismo diablo, en él podemos confiar toda nuestra vida.

Las personas solamente nos van a juzgar por nuestra manera de ser, pero en Dios siempre podemos encontrar ese abrazo que muchas veces nadie nos lo puede dar, podemos confiar y permanecer siempre en Dios, porque él es fiel todos los días.

Ese brazo extendido que vemos en las noches, acariciándonos y cuidándonos, ese silbido apacible que oímos en la tormenta… es Dios que nos dice “acá estoy confiad en Mí”.

No hay nada mejor que poner toda nuestra confianza en Dios, en Aquel que dio su vida por nosotros en la cruz del calvario y nos limpio de todo pecado, es el mismo que está a nuestro lado para podernos ayudar y darnos todo su amor en los problemas mas difíciles que se nos vengan encima.

Toda nuestra confianza debe estar puesta en el autor y consumador de la fe, que es nuestro Poderosos Señor…en los problemas debemos de dejar que Dios actué y hacer nosotros lo que esta a nuestro alcance, lo demás dejárselo a Dios y el nos ayudará.

Alabemos al Dios de los dioses, ¡porque nunca deja de amarnos!

Dios nos se olvido de nosotros cuando nos vio derrotados.

Salmos 136: 1, 23.