He oído a muchas personas decir, que todo lo que les sucede en la vida es por el destino o por azares de la vida, o simplemente “paso por casualidad”…nada de lo que nos sucede es por casualidad o simplemente el llamado destino.

Todo lo que nos sucede; independientemente del país en el que vivamos, o la condición social que tengamos, “es casualidad”…nada de lo que ocurre en la vida es por Casualidad. La casualidad no existe.

El destino, la casualidad, el azar de la vida, no existen; solamente son inventos de las personas, de los adivinos, de los brujos, de los que leen las cartas, el tarot…todo es adivinación, y lo que ellos llaman destino, solo es la voluntad de Dios.

Todo lo que vemos a través de nuestros ojos, no fue por casualidad o por destino que fue creado, Dios lo creó, todo fue formado por el mismo que nos dio vida. “Y nosotros creemos que Dios creo el universo con una sola orden suya. Lo que ahora vemos fue hecho de cosas que no podían verse. Hebreos 11:3 (Biblia Lenguaje Sencillo, BLS)

Si nos sucede algo, sea bueno o sea malo, no es el destino. Todo es voluntad de Dios, aunque la mayoría diga que es casualidad, tal casualidad no existe…podrán haber muchos que nos digan. “Casualidad, Destino”

La voluntad de Dios es que nosotros tengamos vida, la voluntad de Dios es que nos acerquemos cada día más a él y podamos vivir una vida tranquila a su lado, solamente hay que esforzarse y ser valiente, y esperar en Dios que nos creo a su imagen y semejanza.

Démosle a Dios gracias por todo lo que nos sucede y aceptemos que todo lo que tenemos a nuestro alcance son regalos maravillosos de Dios hacia nosotros, solo debemos de saberlos administrar, porque son bendiciones de Dios para que puedas creer que nada es posible si Él no esta a tu lado.

La bendición es Dios es aquella que enriquece y no añade tristeza con ella. Proverbios 10:22

La bendición de Dios la tenemos todos los días, el aire, la vida, los alimentos, nada casualidad, todo es obra de Dios que obra para bien hacia nosotros, solo agradezcámosle a Dios por todo lo que nos da y por lo que no nos da.