Cuando Jehová llama a Moisés en medio de la zarza de fuego…y le dice que quite el calzado de su pie, porque el lugar donde estaba parado era santo…el ángel de Jehová le dice a Moisés “Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob…” Éxodo 3:6...cuando Dios se presenta ante Moisés le dice que él había estado con sus antecesores, significando la eternidad de Dios.

Mas Moisés…le dice a Jehová…mejor envía a otro, yo no puedo ir, soy tardo en el habla…Éxodo 4:10. Cuantas veces nosotros hemos tomado actitudes como la que tomó Moisés cuando Jehová le llamó para que librase a Israel de mano de Egipto.

Nosotros hemos actuado así muchas veces, y no nos hemos dado cuenta, o quizás no queremos darnos cuenta. Cuantas veces nuestra actitud es negativa…podemos actuar negativamente cuanto vamos de viaje, o cuando vamos a empezar un nuevo trabajo, o mudarnos de casa.

Así como Moisés tuvo miedo a lo que Jehová le mandaba, la tarea de Moisés no era sencilla, no era tarea fácil, no cualquiera la podía haber hecho…solo Moisés podía haber hecho esa tarea, porque era escogido por Dios para ir a Egipto y liberar a su pueblo de la opresión en que estaban viviendo.

Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Éxodo 3:14. Que mejor respuesta la que Jehová le daba a Moisés…Yo Soy te envió.

Si Dios va con nosotros, ¿Por qué hemos de temer? Acaso Dios no es quien pelea por nosotros y nos defiende de todo peligro que venga hacia nosotros. ¿Qué tan dispuestos estamos a cambiar nuestra actitud y terminar siendo como Moisés?

Moisés fue, Moisés llego ante faraón, Moisés se enfrentó ante los magos y brujos de faraón, mas no tuvo miedo, porque su actitud había cambiado, se había dado cuenta que Jehová estaba con él, y siempre estaría a su lado.

Así como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Josué 1:5 Dios siempre esta con nosotros, y esta palabra que le dio a Josué cuando Moisés fallece todavía esta vigente para nosotros y para quienes vendrán después, nuestra actitud es la que nos separa de lo que podemos hacer y de lo que no podemos hacer.

Si cambiamos nuestra actitud y vemos como Moisés miraba a Jehová, a nosotros nada nos podrá suceder, porque Jehová esta con nosotros y haremos proezas si confiamos en Aquel que dio su vida por ti y por mi.

Anuncios