Lo que nosotros hacemos diariamente es visto por quienes nos rodean, cuando tenemos éxito unos se alegran, mas otros se enojan…porque hemos hecho algo que probablemente le pertenecía a ellos…o simplemente era para ellos y ha sido dado a nosotros.

Nuestra vida pública es vista por todos aquellos que desean el bien y el mal…nuestra vida pública les dice a todas las personas como somos, como nos expresamos, que es lo que sentimos…y muchas veces nos pueden ver de forma indiferente.

Cuando tenemos éxito en nuestra vida pública, en el trabajo, en la universidad, sea cual sea nuestro entorno por el que nos movilizamos diariamente, somos vistos por nuestros amigos, compañeros de trabajo, novias, e incluso nuestras esposas o esposos.

Cuando logramos subir un escalón en al vida laboral, hay quienes nos abrazan, nos desean éxito, nos apoyan, pero hay quienes nos desean el mal, nos desean que fracasemos en ese nuevo puesto que nos han dado.

El secreto del éxito de  nuestra vida publica…no depende de lo bien que nos portemos en el trabajo, o de lo bien que hagamos nuestras tareas en la oficina, o lo bien que nos llevemos con nuestra esposa o esposo, no depende si somos inteligentes o lo sabemos todo.

El secreto de nuestro éxito en nuestra vida pública, no depende de lo apuesto que somos, o de lo bien que tratamos a nuestro jefe, el secreto del éxito de nuestra vida pública…esta en el secreto de la intimidad con nuestro Creador.

El secreto para triunfar en la vida laboral, el secreto de mi triunfo en mi noviazgo, en mi matrimonio, es mi intimidad con Dios, entre mas intimidad tengo con mi Creador, entre mas tiempo pase en secreto con Dios….mi vida pública será victoriosa.

Si quiero ser triunfador en mi vida pública, primero debo de tener éxito en mi vida secreta…mi vida secreta es aquella cuando estoy con Dios, cuando le dedico un tiempo a Dios, estoy en secreto con mi Salvador agradeciéndole todo lo que me ha dado.

El secreto de mi vida pública esta en el tiempo que paso con mi Dios, el tiempo que tengo con mi Señor a solas y en lo que es de su agrado, el secreto de mi vida publica es cuando me acerco a Dios y en mi intimidad le busco a él.

“No se preocupen por nada. Mas bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos.” Filipenses 4:6 (Versión, Biblia Lenguaje Sencillo)