Hoy en día esta muy de moda, tener un novio o novia y a los pocos días tener relaciones sexuales antes del matrimonio, o simplemente tener relaciones con alguien que se conoció en una cafetería, o un compañero de trabajo solo porque deseamos estar con alguien.

Todos tarde o temprano caemos en la tentación del sexo ilícito, donde ha quedado esa pureza sexual que todos y todas deberíamos tener y guardar hasta el matrimonio, con la persona que Dios nos ha dado o quien nos permitirá conocer para tener un matrimonio feliz y bendecido por Dios.

La presión de grupo hace que no nos respetemos, la presión de compañeros de trabajo hace que caigamos en la tentación y perdamos la pureza que Dios ha puesto en nuestros corazones, me dirás ¿es fácil no caer en la tentación? No es fácil, puede ser algo muy difícil, pero donde queda tu propio respeto por tu cuerpo, que tanto te amas para no caer en la tentación, el amor hacia ti mismo es lo que definirá que tanto respetas tu cuerpo, tu vida, tu corazón para esperar para el matrimonio y mantenerte puro y pura a toda costa.

Si ya caíste en la tentación y perdiste tu pureza sexual, no te preocupes Dios no es un ogro, Dios te perdona, Dios ya te ha perdonado, mas ahora solamente tienes y debes de mantenerte firme y tener esa confianza en Dios y mantenerte puro totalmente, porque has nacido de nuevo y ahora eres nueva criatura en Dios.

Tu pasado Dios ya lo quito, ya lo borro, lo elimino y Dios ya no lo recuerda, si tu lo recuerdas dile a Dios que te quite lo que recuerdas y Dios lo hará, solo se fuerte y no desmayes y Dios te dará sabiduría y te dará la fuerza que necesitas.

Y desde ahora en adelante esa pureza sexual que Dios te ha puesto y te ha regalado en tu cuerpo, mente y corazón; mantenla hasta la muerte y te cases con la persona amada que Dios te ha regalado y con quien serás feliz para toda la vida hasta que Dios regrese por ti.

Olvida tu pasado, y solo sigue tu futuro, y trata de alcanzar todo lo que te propones tomado de Dios y la confianza en Dios hará que tu vida sea diferente desde que Dios habita en tu corazón, y solo se fuerte y la presión de grupo déjasela a Dios y Dios hará que andes libre, puro, santo, y restaurado, en mente, cuerpo, y corazón, Dios te ha perdonado y te ha hecho nueva Criatura en Cristo Jesús Señor Nuestro para toda la eternidad.

EFESIOS 1:7 Por la muerte de Cristo en la cruz, Dios perdonó nuestros pecados y nos liberó de toda culpa. Esto lo hizo por su inmenso amor. Por su sabiduría y conocimiento.

Anuncios