¿Tienes metas en tu vida?, o simplemente vives cada día como si fuera el último de tu vida, debes de pensar en las habilidades que Dios te ha dado, piensa en lo que Dios te dio a ti cuando te creo en el vientre de tu madre.

Acaso tu crees que estas en esta tierra solo de paso y no fuiste creado con un propósito, ¿tu tienes un propósito especial? Dios te creo para ser alabanza de su nombre, te creo para que puedas admirar las maravillas que Dios ha creado, te creo para que puedas hablar y testificar de Él.

Es mu fácil decirle a un joven “no servís para nada”, “solo me traes problemas”…pero no es así, tu tienes habilidades, tienes dones que Dios te ha dado, en ti hay especial que Dios ha puesto en tu ser, desde mucho antes que nacieras, Dios te hizo único, no hay nadie igual que tu.

¿Pero tienes una sola meta definida en tu vida, o vagas sin rumbo?..Cuando Dios te creo y te formo en oculto. “no fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo mas profundo de la tierra.” Salmo 139:15

Eres especial para Dios, eres la mejor de las creaciones para Dios, ¿Pero sin una meta en tu vida, eres como un barco sin timón que lo gobierne?…en tu mente debe de haber una meta definida, tu tienes que saber que quieres y que deseas en la vida.

No permitas que alguien ajeno a ti, te diga que hacer con tu vida, o donde ir, esos falsos amigos no saben nada de ti, solamente acechan alrededor de ti mientras pueden sacar provecho de ti, mas Dios esta contigo todos los días de tu vida, y solamente te pide que seas fiel a él, y que guardes su palabra en tu mente y en tu corazón.

Que tu meta sea ser diferente cada día, que tu mente sea regenerada por el amor de Dios puesto en ti, que todo lo que hagas sea de bendición para otras personas y que demuestres que Dios vive en ti, solamente pon manos a la obra y deja que Dios sea quien te fortalezca y te ayude en los momentos mas difíciles.

No pongas tu meta en lo terrenal, que tu mirada este en aquello que Dios fue a preparar especialmente para ti.

Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Filipenses 3:14…que esta sea tu meta diaria, estar preparado para ese encuentro con tu Dios.

Anuncios