Muchas relaciones de noviazgo empiezan de la mejor manera, felicidad todos los días, llamadas telefónicas a diario, mensajes por teléfono todos los días, todas las mañanas suena el teléfono de la chica o del chico, se aman realmente y no pueden estar separados un solo instante sin poder verse, hablar y verse a los ojos.

¿Pero es amor de verdad?…amar realmente no solo significa estar allí las 24 horas del día, estar atento a las necesidades de nuestra amada o de nuestro amado, amar realmente es preocuparse por la persona que amamos, es cuidarla, es ayudarle a ella en lo que queramos, es estar allí las 24 horas del día dispuestos a hacerle la vida mas fácil y mas tranquila.

Amar es dejar que Dios se muestre a través de nosotros, y así poder saber que es realmente amar, amar sin esperar nada a cambio, amar dando todo lo que tenemos y no pedir nada a cambio, porque el amor es puro, es real, es amar con nuestro corazón y nuestra mente, es amar a esa persona tan especial que Dios nos ha dado el gusto de verle, hablarle, poder saber que esta allí y que podemos contar con el o con ella todos los días de nuestra vida.

Si amas realmente a esa persona que Dios te ha dado el gusto de conocer y poder verle y oír su voz, la respetaras, la cuidaras, y sobre todo serás sincero con ella o con el, y no habrá nadie mas en tu vida, únicamente ella o el, porque el amor es sincero, es verdadero, el amor no engaña, el amor no se afana, el amor no es mentiroso, y sobre todas las cosas el Verdadero Amor espera todo el tiempo por la persona amada para poder ser felices para toda la vida.

Amar no es estar solo en los momentos felices, el verdadero y real es aquel que siempre esta allí, en la tristeza, en la felicidad, el amor verdadero es el que esta presente en todos los momentos de nuestra vida; Dios esta con nosotros todos los días de nuestra vida, el mayor y sublime ejemplo de amor es el de Dios, el murió por nosotros y nos enseño a amar sin ningún precio, Dios se dio por nosotros y no nos pidió nada a cambio, podemos nosotros amar a nuestra pareja de la misma manera que Dios nos ama.

Amar es darlo todo por esa persona que vive en nuestro corazón y en nuestra mente y en nuestras oraciones; Ama y no te pongas límite Dios no se los pone y jamás se los pondrá.

1 CORINTIOS 13:3 Ahora pues permanecen la fe, la esperanza, y el amor, estas tres; pero la mayor de ellas es el amor.

Anuncios