Una hermosa señorita estaba tomando un baño en su casa, y en la terraza de la casa vecina se encontraba un hombre viéndola, el la manda a llamar, tienen relaciones sexuales y ella se limpia de su impureza. Queda embarazada y al saberlo el señor manda a traer al esposo de la señorita que estaba en la guerra, para que cubriera el pecado que el había cometido con la esposa de ese señor.

Pero como estaban en guerra, el no quiso acostarse con la esposa, así que el señor envía de nuevo a la guerra al esposo de la señorita y ordena que lo pongan en la primer batallón donde tenia asegurada su muerte, y Fallece!..

Esta historia es la del Rey David, el Ungido de Dios que cometió fornicación y asesinato, peco ante su Dios, y al pecar contra el Dios de Israel toda su vida se vino abajo (2 Samuel 11). Como David podemos haber mucho y somos muchos los que hemos pecado antes Dios, hemos cometido maldad, hemos visto lo que no debemos ver, dicho lo que no debemos, actuar como no debemos actuar, ¡Hemos Pecado ante Dios y en su propio Rostro!.

Así como David pecó, cometió asesinato, también se arrepintió, pero lo hizo de una forma maravillosa y lo podemos leer en el Salmo 51, ese es el Salmo de arrepentimiento de David, nosotros hemos cometido pecado ante Dios, y Él nos puede perdonar, nos puede sacar de donde estemos metidos, solamente tenemos que ir a Dios y pedirle perdón de todo corazón y te sacará del lodo cenagoso que estas viviendo.

Pornografía, sexo ilícito, libertinaje, robo, asesinato, drogadicción, etc.; Dios te puede liberar y darte nueva vida… ¡HAS PECADO! y Dios te puede ¡PERDONAR! Mas solamente ven a Dios y tendrás nueva vida y tu pecado será borrado y Dios lo olvidara desde el momento que le digas “Dios he pecado contra ti y solo contra ti y ya no puedo mas con esto, te lo dejo a Ti y hazme nueva persona juntamente contigo y seré nueva criatura” Gracias por amarme y por perdonarme Señor Jesús.

Ven a Dios y no tardes en venir al encuentro con tu Dios, Dios te espera y como perdono al Rey David también te puede perdonar a ti y hacerte caminar por las aguas tranquilas y hacer de tu vida un nuevo día lleno de grandes bendiciones de Dios y tendrás paz para la eternidad, solamente entrégate a Dios y deja que Dios te guíe por la senda que te aleja del pecado y te da vida eterna. Ven al encuentro con tu Dios

SALMOS 51:7 Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré mas blanco que la nieve.

SALMOS 51:9 Aleja de tu vista mis pecados y borra todas mis iniquidades.

Anuncios