Apocalilpis 2:4 ‘Pero tengo esto en tu contra: has dejado a un lado el amor que tenías al comienzo.

El amor de Dios es aquel amor que esta con nosotros toda nuestra vida, desde antes que nacieramos, desde que estamos en el vientre de nuestra madre, cuando somos niños, jovenes, adultos y cuando fallecemos, el Amor de Dios siempre nos acampaña y siempre esta a nuestro lado, pero muchas veces creemos que cuando nos sentimos solos, tristes, desesperados, sin deseos de hacer absolutamente nada, es allí donde podemos ver el amro de Dios reflejado en nuestra propia vida.

Cuando vienen problemas a nuestra vida es cuando realmente vemos la fidelidad de Dios en nosotros, en nuestra mente, en nuestro cuerpo y en todo lo que hacemos, porque Dios es fiel y nunca nos deja ni nos dejará jamás porque nos ama con amor eterno, como dice en 2 Tesalonicenses 2: 17 ““Dios nuestro Padre, en su generoso amor, les dio consuelo eterno  y una esperanza firme. Que nuestro Señor Jesucristo llene su corazón y de valos y que les dé fortaleza en todo lo bueno que digan o hagan”.

Este es el Amor Verdadero de Dios, que en todo lo que hagamos, digamos, pensemos o sin decirlos Dios ya conoce nuestra mente, Dios conoce nuestros mas intimos pensamientos y es allí donde debemos darle gracias a Dios nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios no se compara con ninguna forma de amar, si diéramos un ejemplo del amor de Dios, seria casi imposible, pero le podemos compar con el amor de una madre que estaría dispuesta a dar su vida por cualquiera de sus hijos. Ese es nuestro Dios, pero muchas veces no podemos entender o comprender sus pensamientos o su manera de pensar, pero nosotros podemos tener la mente de Cristo y podemos llegar a pensar o a sentir como Dios quiere que sintamos.

1 Corintios 2:16  Porque  ¿quién conoció la mente del Señor?  ¿Quién le instruirá?  Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

En los problemas, en las dificultades, en la tristeza que inunda nuestro corazón muchas veces, podemos ver que en unos momentos o quizás pasamos unos días que nos sentimos tristes, desconsolados, solos y casi siempre sentimos que Dios se alejó de nosotros y sentimos tristeza en nuestro corazón y no tenemos deseos de hacer nada ni de comer, pero cuando estamos pasando esa situación de tristeza es cuando tenemos que ir a buscar al Amor Verdadero, poder orar, conversar con nuestro Creador y contarle todo lo que sentimos, lo que tiene nuestro corazón, lo que estamos pensando, claro me dirás ¿Pero Dios conoce y sabe que es lo que siento y que es lo que pienso?…Si así es Dios sabe que estamos pensando y sabe exactamente porque nos sentimos tristes y desconsolados, pero a Dios le gusta que vallamos donde Él esta, le gusta que hablemos con Dios, que hablemos con Él y le digamos todo lo que hay en nuestro corazón, le gusta que hablemos y le digamos que es lo que sentimos y porque nos sentimos tristes, expresemosle a Dios todo lo que hay en nuestro interior y nos sentiremos mucho mejor, nos sentiremos felices, agradecidos con Dios porque estamos conversando con Él y al orar con Dios estamos sacando todo lo que hay en nuestro interior, estamos desahogandonos con nuestro Creador y nos sentiremos mucho mejor después que le hayamos contado todo lo que hay en nuestro corazón y Dios nos bendecirá.

Salmos 26:2  Escudríñame,  oh Jehová,  y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón.

Dios esquien nos bendice, es quien nos conoce, es quien nos fortalece, Dios esta dentro de cada uno de nosotros, Dios es quien va con nosotros y nos quita todo peligro que haya a nuetro al rededor, es quien nos bendice todo los días de nuestra vida, es quien nos ayuda en los problemas, es quien nos dice ” No temas que yo Soy tu Dios quien te fortalece y nunca te dejaré, Yo Soy quien te esfuerzo con mi brazo, Yo Soy tu Castillo Fuerte, Yo Soy quien te ayuda a salir de todos tus problemas. Dios conoce nuestros pensamientos y día a día nos bendice, nos examina, sabe que es lo bueno y lo malo que hacemos, Dios sabe que nos alegra, que nos entristece, que nos hace reír, que nos hace llorar, y es quien nos dice al oído, “no tengas miedo, Yo estoy contigo” Salmos 118:6. Esas son las bendiciones que tenemos los Hijos de Dios que no debemos de preocuparnos de nada, absolutamente de nada, porque no debemos de tener miedo, porque nuetro Dios es quien pelea por nosotros, Dios es quien nos fortalece, quien nos saca del lodo Salmos 69:14 Sácame del lodo, no dejes que me hunda; Líbrame de mis enemigos y de las aguas profundas.

Así que no debemos de preocuparnos de nada, porque Dios es quien se preocupa por ti, por mi, y por todos los que hemos aceptado a Dios como nuestro Salvador, como nuestro Rey y Señor de todo nuestro ser, mente, corazón y cuerpo, con Dios somos mas que vencedores y somos victoriosos, porque Dios venció en la Cruz y es vencedor, y nada ni nadie nos puede separar del Amor de Dios, Romanos 8:38 Pues estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes diabólicos, ni lo que existe, ni lo que vendrá en el futuro, ni poderes espirituales, ni tampoco lo alto o lo profundo, ni ninguna criatura que existe. Nada podrá separarnos del amor de Dios que se encuentra en nuestro Señor Jesucristo.

NADA DEBEMOES TEMER PORQUE DIOS ES QUIEN NOS PROTEGE,QUIEN NOS DEFIENDE SU INMENSO AMOR SIEMPRE ESTARÁ A NUESTRO LADO Y EN NUESTRO SER, SOLAMENTE DEBEMOS DE CONFIAR EN ÉL, Y DEJAR QUE DIOS ACTUÉ EN NUESRTA VIDA, EN NUESTRA MENTE, EN NUESTRO CORAZÓN Y NADA DE LO QUE VENGA, NI TRISTEZAS, PROBLEMAS, ENGAÑOS, DESESPERACIÓN, NADA ABSOLUTAMENTE NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR VERDADERO QUE TODO LO LLENA EN LA TIERRA.