Por César Aníbal Villamil

http://labibliaweb.com/?p=11607

¡Llegó la Internet!

Hoy en día, tanto la nota de Christianity Today, la película interpretada por Nicolas Cage y la historia de Ted Bundy son cosas del pasado. ¡Hoy existe Internet! Ya no es necesario salir a alquilar una película o leer una revista para acceder a la pornografía; fácilmente, podemos acceder a la pornografía con un simple clic de nuestro Mouse. ¡Da miedo de solo pensarlo!

no-11Los caminos del pecado transitan diferentes vías y pueden llegar a nosotros «inocentemente», como el gobernador de Carolina del Sur y el autor de «Video seducción» Todo parece comenzar sin una clara intención de pecar, pero no nos damos cuenta de que poco a poco nos aventuramos en situaciones de peligro, hasta que ya es demasiado tarde.

Ayer, si queríamos ver una película pornográfica, debíamos ir a alquilarla –o ir a cines para adultos– y eso funcionaba, muchas veces, como un obstáculo para evitar que lo hiciéramos; nos daba vergüenza y no lo hacíamos.

Hoy, con las nuevas tecnologías, la pornografía llega a nosotros en la seguridad de nuestro hogar, cuando «nadie nos ve».

Debemos darnos cuenta de que nuestros niños y jóvenes están en peligro. A decir verdad, todos nosotros estamos en peligro. La Internet es una herramienta poderosa que puede utilizarse para bien o para mal. La pornografía es el pecado del silencio, y lo que puede parecer «inocente» al principio, tiene todo el potencial de destruir las vidas de aquellos que se involucran con ella.

Por supuesto, esto no les pasa a los cristianos, ¿o sí?

En una encuesta realizada por ChristianNet.com hace unos años en los EE.UU., de los 1.000 cristianos consultados, el 50% de los hombres y el 20 % de las mujeres reconocieron que eran adictos a la pornografía. También leemos en la misma encuesta que el 60% de las mujeres admite tener problemas con la lujuria y el 40% estuvo involucrado en algún tipo de pecado sexual en el año previo.

Como corolario de la encuesta, Hill Cooper, Presidente de ChristiaNet, dijo: «Estamos presenciando una escalada en el problema, tanto en hombres como en mujeres que asisten regularmente a la iglesia».

Comenzar «inocentemente» es el primer paso hacia un camino de destrucción.

En pocos años, la pornografía en Internet ha crecido exponencialmente. Ya en el 2003 había más de un millón y medio de sitios de pornografía. Hoy la cifra está fuera de cualquier cálculo pues cada día se agregan miles de sitios en todo el mundo. Es una industria que genera muchos miles de millones de dólares cada año, por lo tanto, nadie la detendrá aunque perjudique a hombres, mujeres y niños, destruya familias y debilite comunidades enteras.

Si bien la pornografía ha existido por más de 300 años, nunca fue tan fácil acceder a ella. Hoy en día las actrices porno tienen sus páginas en MySpace, Facebook, etc. de las que solo nos separa un clic de nuestro Mouse. Aún las cámaras web son una poderosa herramienta en las manos de jóvenes, casi niñas, que suben a la red las imágenes que graban, y muestran la intimidad de su cuarto en tiempo real. Asusta, ¿verdad?

El silencio sobre la pornografía indica aprobación –tanto de los líderes políticos, de la Iglesia, así como de la sociedad como un todo. Por lo tanto, cada cristiano no solamente debe mantenerse tan alejado como pueda de la pornografía sino que debe estar equipado para comunicar efectivamente los peligros inherentes en la misma. Es altamente aconsejable que los siguientes elementos (adaptados dewww.focusonthefamily.com) sean discutidos eficazmente en todos los ámbitos:

  1. La pornografía ha destruido las vidas de muchos individuos, incluida una enorme cantidad de niños inocentes.
  2. La pornografía es adictiva y su adicción es progresiva.
    1. Por el hecho de ser adicta, la persona necesita pornografía cada vez más explícita; y en esa carrera demencial la persona finalmente necesita hacer realidad sus fantasías con otros.
    2. Algunos expertos creen que la adicción a la pornografía puede ser más difícil de combatir que la adicción a la heroína (Ver “La ciencia detrás de la adicción a la pornografía”, Comité sobre comercio, Ciencia y Transporte del Senado de los EE.UU. (testimonio de un experto), 18 de mayo de 2005
  3. La pornografía destruye matrimonios y familias. Un interés excesivo por la pornografía a través de la Internet contribuye fuertemente para el divorcio.
  4. La pornografía daña seriamente la mente y el desarrollo emocional de los niños. Los niños no pueden filtrar lo porno y extraerlo de su mente; por lo tanto, exponer a un niño a la pornografía crea en él una falsa noción de la sexualidad humana.
  5. Los niños expuestos a la pornografía tienden a exhibir desvíos sexuales en sus actitudes y comportamiento, incluso puede llevarlos a la violencia y el crimen sexual.
  6. La pornografía juega un papel significativo en la violencia sexual. El interés más común entre los asesinos seriales es la pornografía más profunda.
  7. Dada la incontrovertible evidencia del daño producido por la pornografía, los padres deben proteger a sus hijos de los materiales pornográficos. Esos esfuerzos pueden incluir:
    1. Advertir a sus hijos acerca de los peligros de la pornografía.
    2. Establecer filtros efectivos en sus accesos a Internet.
    3. Monitorear la cantidad y calidad de las páginas a las que acceden sus hijos.
    4. Dar a sus hijos una cosmovisión bíblica equilibrada respecto al designio de Dios para la sexualidad y la responsabilidad.
  8. Dada la incontrovertible evidencia del daño producido por la pornografía, los cristianos deben convertirse en verdaderos atalayas a fin de advertir a la sociedad y los gobiernos contra la pornografía, y exigir controles más eficientes. Si hiciera falta, los cristianos deberán presentar proyectos de ley que faciliten la prohibición del fácil acceso a la pornografía.

Un dato para tener en cuenta

Un sitio Web muy útil para salvaguardar la familia es www.safefamilies.org. Si bien esta página está inglés los traductores internos funcionan bastante bien; provee mucha información sobre el flagelo de la pornografía. A través de este sitio se puede acceder a otras páginas relacionadas al tema, con mucha información valiosa para padres y maestros. Incluso se puede descargar un software gratuito para filtrar la Internet.

En la tercera y última parte de este artículo veremos algunas conclusiones importantes.

Anuncios