Siempre en mi vida me he dicho a mi mismo, ¿puedo cambiar y ser una mejor persona?, me lo he preguntado siempre, y las respuestas han estado allí enfrente de mi vida, las he podido encontrar en el aire, en el viento puedo encontrar estas preguntas contestadas una y mil veces, he podido ver esas respuestas en mis amigos, puedo ver con mi propios ojos que uno si puede cambiar.

         Pero cambiar no simplemente indica, dejar de hacer aquello que estaba malo porque me creaba problemas con mi propia vida y afectaba a las demás personas que están a mi lado para poderme ayudar.

        

         ¿Pero como sé yo que una persona ya no es la misma que era antes? Físicamente es igual, sigue siendo la misma persona, solo que su corazón, su forma de ser, actuar, comportarse ya no son iguales,

¿Por qué? , Dios vino a nuestra vida  y nos ha dado un nuevo corazón, el corazón que antes era de piedra, y según nosotros nada ni nadie lo podía atravesar, o quebrar, ¿corazón de piedra?…como así te estarás preguntando, porque desde el principio estamos en pecado y todo nuestro ser esta contaminado con malos pensamientos, malos hábitos y todo nuestro ser esta lleno de pecado, ira, odio y esos sentimientos que hacen que nos sintamos sucios y mal con nosotros mismos, ese es un corazón de piedra.

Un corazón de piedra es aquel que no siente nada, que esta muerto en vida, que no tiene sentimiento, y lo más cruel de todo es que el mismo no se quiere. Pero Dios es tan grande y tan maravilloso que ha vendió y nos ha dado lo siguiente:

 

Ezequiel 11:19  Y  les daré un corazón,  y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos;  y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne,  y les daré un corazón de carne,

 

Esto fue lo más lindo que alguien a quien no conocíamos pudo haber hecho por nuestras vidas, Dios ha venido y nos ha dado una nueva vida junto con Él, nosotros somos tan especiales para Dios que nos ha coronado mucho menor que los ángeles de los cielos, porque somos hijos suyos, Él nos ha adoptado y nos ha coronado de gloria.

Salmos 8:5  Le has hecho poco menor que los ángeles,

 Y lo coronaste de gloria y de honra.

 

Ser hijos de Dios es lo más lindo que hay, en estos momentos que escribo estas palabras oigo un canto que dice: “en el mundo feliz reinaremos con nuestro señor, cuando me llame yo feliz a mi nombre responderé”

 

Dios es el único que nos puede cambiar, si venimos a él y confesamos nuestros pecados, Él es bueno y maravilloso para podernos perdonar, pero lastimosamente pensamos que nos va a ir mal en nuestra vida cuando tengamos a Dios en nuestro corazón, pero tenemos miedo de querer ser bendecidos, preferimos seguir siendo perdedores y tratar de salir de nuestros problemas nosotros solos, pero como dice en la Biblia que:

 

Sal 24:1  De Jehová es la tierra y su plenitud;

 El mundo,  y los que en él habitan.

 

Todo es de Dios, así que si tenemos algún problema, solos no vamos a poder jamás, necesitamos a Dios de nuestro lado, por eso, Dios es el único que nos puede cambiar y darnos vida eterna junto con él.

Me podrás decir, ¿Dónde esta tu Dios que no lo miro por ningún lado?

Bueno antes déjame hacerte una pregunta a ti también

¿Cómo sabes que estas enamorado?……me podes decir, siento en mi corazón que me gusta tal persona, chico o chica, siento algo por ella, y me podes decir aún esto, ¿pero a ella o a el la estoy viendo? Si tenés toda la razón, la ves, pero el amor es un sentimiento pasajero, en cambio Dios es eterno, aunque no le veamos, lo podemos sentir en nuestro corazón, es fuego consumidor

 

Deu 4:24  Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor,  Dios celoso.

 

Es fuego consumidor, por lo tanto es real, lo podes sentir, en tu corazón, lo podes ver en cada problema que tengas, allí donde parece no haber luz y salida está Dios, pero solo tienes que venir a Él y el te hará cambiar para toda tu vida. Haz la prueba y verás que esto que te escribo es real como mi Dios.

 

1Pedro 2:9 Pero ustedes son una familia escogida, un sacerdocio al servicio del rey, una nación santa, [5] un pueblo adquirido por Dios. [6] y esto es así para que anuncien las obras maravillosas de Dios, [7] el cual los llamó a salir de la oscuridad para entrar en su luz maravillosa.