Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Estimados lectores, millones de llamados cristianos oyen-cuando se leen las Escrituras en sus iglesias– las famosas bienaventuranzas de Jesús en Mateo 5:1-12, donde dice:

“Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros” (vs. 1-12).

En estas bienaventuranzas Jesús enseña una doctrina escatológica totalmente diferente de la que se escucha en las iglesias (católicas y  protestantes por igual). En estas iglesias se oye constantemente que iremos a vivir al cielo si somos “buenos” y que la tierra será finalmente destruida por fuego. Estos cristianos tienen ojos para ver y para leer, y oídos para oír, y no entienden nada. Simplemente no prestan atención a lo que dice Jesús en sus llamadas “Bienaventuranzas”. ¿Y qué podemos resaltar de las Bienaventuranzas? Pues entre otras cosas, las siguientes oraciones:

1.- Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

2.- Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

3.- Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

¿Encontramos allí algo que nos diga que vamos a partir al cielo para entrar a una mansión celestial para siempre?¿Lee usted algo parecido a la creencia popular de que la tierra desaparecerá y que nuestras almas partirán al cielo después de morir? Yo, en lo personal, ¡no!

¿Qué es el Galardón en los cielos?

Pero algunos me dirán: ¿Acaso, Sr. Apologista, pasará usted por alto lo dicho por Jesús en esas mismas bienaventuranzas, cuando dice: “Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos”? ¿Acaso no habla aquí Jesús de que iremos al cielo para estar con Dios Padre y con él? Pues no! En esta parte de las bienaventuranzas Jesús no dice eso! ¿O es que acaso Jesús se está contradiciendo cuando habla de que los mansos heredarán la tierra y no el cielo? ¡De ningún modo!, pues Jesús no puede contradecirse, puesto que él es la fuente de la verdad, aunque hay que armonizar sus dichos con otras Escrituras para entenderlo mejor. Lo que Jesús dice es que grande es nuestro galardón que está RESERVADO en los cielos (Ver 1 Pedro 1:4). Simplemente está reservado allá y listo para manifestarse, es decir, nuestra corona de la vida que traerá Jesús en su venida (Apo. 2:10; 22:12)…y por supuesto la Nueva Jerusalén que bajará a la nueva tierra para que tomemos nuestras respectivas moradas prometidas en Juan 14:2,3.

¿Es el reino de los cielos el cielo mismo?

Algunos, sin embargo, argumentarán que en sus bienaventuranzas Jesús sí ofrece el cielo a los suyos cuando dice Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Es decir, ellos suponen que cuando Jesús ofrece el reino de los cielos, él está prometiendo el cielo a los suyos. Pero es realmente cierto eso? ¿Puede Cristo ofrecer el cielo a los pobres en espíritu, y la tierra a los mansos?¿Es esa la enseñanza de Jesús? ¡No lo creo ni por un segundo! Creo que cuando Jesús ofrece el reino de los cielos, él está ofreciendo el reino que viene de los cielos, y que es de Dios, no de los hombres. Así, el reino que se establecerá en la tierra será un reino celestial en la tierra, un reino que estará dirigido por Dios a través de su agente, el Mesías Jesús.

Recordemos amigos que Jesús nos ofrece una nueva tierra donde imperarán él, su reino, y la justicia verdadera. Este es el mensaje central de las bienaventuranzas de Jesús…¡pero muchos aún oyen esto y no entienden ni pueden recordar nada. Sólo recuerdan la tradicional enseñanza católico-gnóstica de la partida post-mortem de las almas al cielo para estar con la Divinidad. Pero esto no fue lo que Jesús enseñó. Debemos retomar el mensaje verdadero de Cristo que es su reino venidero de justicia en la tierra. Por eso Jesús nos mandó  que pidiéramos y buscáramos constantemente la venida de su reino, tanto en Mateo 6:10 como en Mateo 6:33. Esta no fue una petición para un reinado de Cristo “en el corazón de los creyentes”, sino para un reinado literal de Jesús en la tierra, donde por fin el mal y el malo no existirán más.

Ciegos para ver y sordos para oír acerca del evangelio del reino

También muchos parecen desoír y olvidarse que el evangelio verdadero es descrito como el reino de Dios. En numerosos pasajes del NT encontramos la locución: “El evangelio del reino” pero los cristianos de hoy simplemente leen “el evangelio” y se olvidan del reino. Es decir, están sufriendo de Alzheimer o de “olvidaditis aguda”, una enfermedad muy común entre católicos y protestantes por igual. Ellos han leído y escuchado que Cristo predicó el evangelio del reino, pero luego ellos enseñan otros evangelios que ni siquiera se asoman por las Escrituras, como es el caso del “evangelio social”,  y “el evangelio de la prosperidad”. Estos falsos evangelistas para nada hacen mención de aquella parte del evangelio que se refiere al reino…el reino de Dios. Definitivamente estos “cristianos” oyen pero no escuchan, ven pero no leen correctamente. Y eso que Pablo dijo que sólo hay un verdadero evangelio…y no dos o más (Gál. 1:6-9). Por eso me llama la atención, y me sigue escandalizando, por el descuidado reinante entre los afamados predicadores “cristianos” cuando omiten el reino de Dios en sus prédicas del evangelio. Y allí están miles de bobos siguiendo a tales guías ciegos, sin protestar en absoluto por tal grave omisión en sus “homilías salvíficas”. Estos potenciales creyentes son simplemente ciegos que son guiados por ciegos…¡y ya sabemos cómo terminarán aquellos que son guiados por ciegos! Pero por otro lado entiendo que estos predicadores son instrumentos de Satanás y presas del engaño satánico, pues como dice Pablo: “el dios de este siglo ha cegado el entendimiento de los incrédulos (estos predicadores son verdaderos incrédulos), para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo…” (2 Cor. 4:4). Simplemente estos evangelizadores están CIEGOS, y son guías ciegos que guían a otros ciegos en dirección al foso oscuro de la perdición eterna.

El reino de Dios es el evangelio salvador

Jesús dijo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio (Buenas Nuevas).” (Marcos 1:15). ¿Y qué era ese evangelio o Buenas Nuevas de Jesús? El versículo anterior, el 14, Jesús mismo lo revela: “Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios.” Si esto es muy complicado para entender, entonces hay un problema con la inteligencia humana, pues esto está dicho para que aun un niño lo pueda comprender sin problema alguno. Sin embargo, los más entendidos de los hombres parecen no captar esta sencilla verdad de que el evangelio de Cristo es el Reino de Dios, y han optado por inventar nuevos y más “potables” evangelios para el gran público hambriento de promesas “fuera de este mundo”.

Y es muy importante predicar el único y singular evangelio porque de eso depende nuestra salvación. Así lo dijo Pablo con estas palabras que no deberían borrarse de nuestras mentes inquisidoras: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de salvación a todo aquel que cree (en el evangelio, claro), al Judío primeramente y también al Griego” (Romanos 1:16).

Pero si uno cree en un evangelio falso, ¿podrá realmente salvarlo? Si usted necesita tomar Aspirina para su dolor de cabeza, y toma Alcaselser, logrará conseguir alivio para su mal? No lo creo! Usted necesita creer en el evangelio correcto, “prescrito” por el médico Jesús para poder conseguir la salvación de todo su ser. Usted debe confiar y obedecer lo que el gran Médico y salvador de los enfermos receta para la curación definitiva de su mal. Así que empiece creyendo en su remedio salvador que se llama: “el evangelio del reino”. Este remedio usted deberá buscar y pedir todos los días hasta que se complete su tratamiento justo cuando regrese el Médico celestial a visitarlo nuevamente en persona. Ya si después de toda esta exhortación la gente persiste en creer en evangelios espurios, en cuentos de hadas, allá ellos. De los torpes e insensatos no es el reino, sino de sabios y entendidos.

Anuncios