Hay algunas cosas de las que es mejor no hablar al principio del noviazgo ya que una indiscreción puede costarnos el truene. Pasado el tiempo y a sabiendas de que nuestra relación esta tomando un giro serio y permanente, entonces estaremos pensando en tocar ciertos temas.

Entre estos intocables temas se encuentra nuestra situación económica. Cuestiones como ¿cuánto ganas? y ¿en qué gastas tu dinero? son asuntos de cada quien; hablar de pesos en una etapa temprana de la relación puede llevar a la discusión por la diferencias en cuanto a su forma de administrarlo. Este tema seguramente será tratado cuando planeen sus finanzas ya como una pareja establecida.

El excesivo apego a tus padres (mamitis y/o papitis) es algo de lo que tu pareja no debe enterarse o al menos no tan pronto, no querrás desilusionarla al darse cuenta de que no eres ese hombre o mujer independiente que esperaba.

Todos tenemos miedo y debilidades, aceptarlos es otra cosa, Para la mujer es mucho más fácil mostrarse vulnerable pero para él no ya que atenta contra su hombría. Una vez juntos y de manera permanente ella podrá saber si le temes a las alturas, a las arañas o lloras con las películas románticas.

Tus experiencias sexuales son un tema que debes mantener cerrado a tu pareja, de cualquier manera no ha de ser interesante saber con cuántas personas has estado y tus preferencias a la hora de intimidar.

El modo de vida en tus relaciones pasadas así como los obsequios que te dieron tus ex, ya sean de uso personal o para decorar tu casa, auto, oficina es algo que debe quedarse sólo en tu memoria. Concéntrate en el presente y posteriormente decidirás que hacer con ellos.

Los secretos de familia no se revelan en las primeras citas, incluso después de un tiempo juntos porque luego vienen las críticas, algo que a la pareja no le gustará pues finalmente se esta hablando de la gente que ama.
Lo mismo con los secretos de los amigos, es mejor no revelarlos a tu pareja porque una vez que los sepa, juzgará y hasta puede llegar a interferir para que no se frecuenten más, lo que creará conflicto.

Conforme pase el tiempo podremos darnos cuenta si estamos listos para hablar de ciertas cosas; el conocernos mejor y la confianza ganada quizás nos den la seguridad que necesitamos para hablar de ciertos temas que manteníamos ocultos por varias razones y que finalmente ponian en riesgo la relación.

http://www.amor.com.mx/temas_que_no_se_tocan_durante_el_noviazgo.htm

Anuncios