Sexo Prematrimonial – Positivos y Negativos
“¿Es correcto tener sexo prematrimonial?” Esta es una pregunta común entre adolescentes y parejas comprometidas. Tal vez usted está en una relación que está avanzando en esa dirección, pero usted no está seguro de qué hacer. En su mente, usted probablemente está considerando los pros y los contras del sexo prematrimonial. En el lado positivo de la escala está la aceptación por parte de sus pares, la esperanza del placer, y la satisfacción de sus deseos sexuales. El lado negativo de la escala soporta el peso de la moralidad, miedo al embarazo o enfermedades, y la culpa. ¿Cómo se balancea esta escala? ¿Cuál es la decisión correcta? Echemos una mirada a algunos de los hechos.

Sexo Prematrimonial – ¿Es Moral?
La moralidad es un factor para muchas personas al decidir si tener o no sexo prematrimonial. ¿Es un factor para usted? Después de todo, los mensajes que recibimos hoy en día en la mayoría de los shows de televisión y películas de cine, nos dicen que “todo el mundo lo está haciendo.” A la luz de la actitud permisiva de hoy, sus pares pueden pensar que usted es raro por siquiera preguntarlo.

Pero tal vez hay algo dentro de usted, como una voz en su cabeza, que le hace dudar de si el sexo antes del matrimonio es una acción correcta o incorrecta. Mucha gente se refiere a esta voz como su conciencia. ¿Cómo saber si su “conciencia” tiene la razón? Gente alrededor del mundo entero miran la Biblia como un libro de moralidad, o religioso. Entonces, veamos lo que dice acerca del sexo prematrimonial.

La Biblia se refiere al sexo prematrimonial como fornicación. Esa es una palabra que no escuchamos mucho estos días, así que ¿qué significa? Fornicación es relaciones sexuales entre personas que no están casadas el uno con el otro. La única distinción que la Biblia hace entre el sexo prematrimonial y el adulterio es que el adulterio involucra a personas casadas, mientras que la fornicación involucra a aquellos que no están casados. El sexo prematrimonial es tan pecaminoso como el adulterio y otras formas de inmoralidad sexual. Todas ellas involucran tener relaciones sexuales con alguien con quien usted no está casado.

La Biblia explica: ” Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo” (1ra de Corintios 6:13). El verso 18 de este capítulo continúa diciendo: “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca.” Gálatas 5:19 dice lo mismo: “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación…” Efesios 5:3 lo dice más sencillamente: “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos.” En estos versos vemos que la Biblia promueve la abstinencia total del sexo prematrimonial.

Sexo Prematrimonial – ¿Es Física y Emocionalmente Seguro?
Otra consideración al decidir acerca del sexo prematrimonial es la seguridad. ¿Sabía usted que el 50% de la gente que actualmente tiene el virus del SIDA están entre las edades de 15 y 24 años?1 Usar un condón sólo reduce el riesgo de contraer SIDA en un 85%. Los condones no reducen significativamente el riesgo de contraer otras enfermedades transmitidas sexualmente.2 Considere estas estadísticas cuando tome su decisión.

La mayoría de la gente no considera los efectos emocionales del sexo prematrimonial. El sexo es una experiencia emocional y afecta nuestras vidas de formas que no entendemos. Después de involucrarse en el sexo prematrimonial, muchas personas expresan sentimientos de culpa, vergüenza, desconfianza, falta de respeto, tensión, y muchísimos más. A medida que lea la próxima sección, considere el amor de Dios por usted como la principal razón para la pureza sexual. ¡Dios no quiere que usted experimente dolor emocional innecesario!

Sexo Prematrimonial – ¿Recreación o Re-creación?
Al discutir el sexo prematrimonial, a menudo nos enfocamos en el aspecto “recreativo” de éste. Si, el sexo es placentero. Dios, nuestro Creador, lo diseñó de esa manera. Puede resultar difícil pensar que Dios creó el sexo, ¡pero lo hizo! En el plan de Dios, el sexo fue diseñado para que las parejas casadas disfrutaran el placer y el entusiasmo de las relaciones sexuales. La Biblia habla acerca de esto en Hebreos 13:4: “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios.” Dios creó al sexo para que fuera divertido, excitante y placentero, aunque, al mismo tiempo, está claro en la Biblia que Dios restringe la actividad sexual a parejas casadas.

¿Por qué es esto? Sí, el sexo es placentero, pero en la visión de Dios, el propósito principal del sexo no es la recreación, sino la re-creación. En otras palabras, el sexo es para la reproducción. Dios no limita el sexo a sólo las parejas casadas para privar de placer a aquellos que no están casados. Por el contrario, los mandamientos de Dios en contra del sexo prematrimonial son para proteger a las personas solteras de embarazos no deseados, de niños nacidos a padres que no los quieren, y para proteger a los niños de padres que no están preparados para tenerlos. Imagínese por un momento un mundo sin sexo prematrimonial. No habría enfermedades transmisibles sexualmente, no habría madres solteras, no habría embarazos no deseados, no habría abortos, etc. De acuerdo con la Biblia, la abstinencia es la única política de Dios en lo referente al sexo prematrimonial. La abstinencia salva vidas, protege a bebés, le da el propio valor a las relaciones sexuales, y más importante aún, la abstinencia honra a Dios.

Sexo Prematrimonial – Conclusión
El sexo prematrimonial no tiene base moral, está en contra de Dios, y es inseguro física y emocionalmente. Aunque el sexo es placentero, está diseñado por Dios para ser disfrutado por dos personas casadas.

Sexo Prematrimonial – ¿Hasta dónde se debe llegar?
Una pregunta frecuente en relación con el sexo prematrimonial es: “Si no podemos tener sexo, ¿hasta dónde podemos llegar?” Una pregunta mejor sería “¿Hasta dónde debemos llegar?” La Palabra de Dios no nos da una “lista” detallada de las cosas que una pareja debe o no debe hacer antes de casarse. Algunos usan esto como una excusa para “empujar los límites” tan cerca del sexo prematrimonial como sea posible. Sin embargo, sólo porque la Biblia no hace referencia directa a lo que una pareja debe o no debe hacer, eso no nos da licencia para hacer de todo, hasta bordear el sexo prematrimonial. En esencia, los “juegos preliminares” están diseñados para tener lugar “antes del sexo” y para preparar a una pareja para el sexo. Lógicamente entonces, todas las formas de “juegos preliminares” deberían estar restringidas a parejas casadas. Todo lo que pueda ser considerado “juegos preliminares” deberían evitarse hasta el matrimonio.

Entonces, si la actividad sexual y todas las formas de juegos preliminares deben ser restringidas a las parejas casadas, ¿qué puede hacer una pareja antes de casarse? Esto depende hasta cierto punto de la pareja y de su propia relación con Dios. Generalmente, se recomienda que la pareja no pase de tomarse de las manos, abrazarse, y de ligeros besos antes del matrimonio. Mientras más comparta una pareja casada exclusivamente entre ellos, más especial y única se vuelve la relación sexual.

Sexo Prematrimonial – ¿Qué pasa si ya es demasiado tarde?
Si usted ya se ha involucrado en el sexo prematrimonial, debería hacer un compromiso con Dios, con su novio/novia, y usted mismo, para permanecer sexualmente puro desde este momento hasta el matrimonio. Pídale a Dios que le ayude y le dé fuerzas para permanecer sexualmente puro hasta el matrimonio. Dios le dará la fortaleza (Filipenses 4:13) y la gracia para triunfar sobre la tentación de tener sexo, siempre y cuando usted esté dispuesto y tenga cuidado de no exponerse a la tentación. Acuérdese de la oración del Padre Nuestro: “¿No nos dejes caer en la tentación?” Eso no significa que Él nos librará de las consecuencias de nuestras propias malas decisiones. Si usted cae en la tentación, no es porque Dios lo llevó allí.

1ra de Corintios 10:13 dice: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana. Pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir. Sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” Es posible luchar contra la tentación.

También, es importante recordar que Dios puede perdonar, y perdona, el pecado del sexo prematrimonial. Cuando una persona pone su fe en el Señor Jesucristo para su salvación, deseando apartarse de la antigua vida de pecado, todos los pecados le son perdonados. Eso incluye los pasados, presentes y futuros; grandes y pequeños. Jesús murió para pagar el castigo por todos nuestros pecados, incluyendo el del sexo prematrimonial. Una vez que son perdonados, son perdonados todos. Colosenses 1:13-14 dice: “el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.” Lo que tenemos que hacer es confesar nuestros pecados. 1ra de Juan 1:9 dice: “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.”

 

http://www.allaboutworldview.org/spanish/sexo-prematrimonial.htm

Anuncios