http://paraedificaciondelcuerpo.blogspot.com/search/label/La%20Voluntad%20%28decisiones%20-%20pecado%29

3) VOLUNTAD – PECADO (MALAS DECISIONES)

Hasta ahora hemos visto que el proceso de deterioro del alma del ser humano comienza en la mente con el engaño, y que deriva a las emociones por medio de las heridas emocionales. En este punto es necesario que entendamos que todo pensamiento, produce un sentimiento y este sentimiento genera una actitud. Por tanto, el lugar donde concluye este proceso es el área de la voluntad, es decir, donde tomamos las decisiones en nuestra vida.

Necesariamente toda herida producirá una reacción, y a partir de ahora analizaremos el pecado como reacción, pero entendiendo que también el pecado se puede dar en la vida de una persona sin una causa aparente de herida emocional, simplemente porque somos seres con tendencia pecaminosa.
Pero considerando que las heridas y el engaño afectan nuestro ser integral, debemos considerar que muchas de las actitudes, de las decisiones que asume el ser humano que le llevan a pecar contra Dios y el prójimo, puede estar mal motivadas por un corazón herido.

Como se trata de la transgresión de leyes espirituales absolutas, independiente de que conozcamos o no la ley y sus consecuencias, seremos víctimas del quiebre de ella. Es por eso que Dios nos insta a conocer su Ley, para hacernos conscientes de las consecuencias del quiebre de alguna de ellas. Cuando la consciencia se cauteriza, la persona va silenciado la voz interior que le redarguye de pecado; este tipo de persona no cree estar en pecado, porque el engaño le ha alejado de la verdad de Dios y le ha hecho creer que todo está bien.

El pecado reaccionario es aquel que cometemos en momentos de crisis, cuando hemos sido defraudados, heridos, engañados, traicionados o decepcionados. De alguna manera, en un intento de defendernos, buscamos distintas vías de respuesta al dolor que la herida nos causa. Lamentablemente, aunque puedan parecer justificadas estas respuestas, son respuestas pecaminosas, que no agradan a Dios, y que como todo quiebre de ley espiritual, tienen sus consecuencias.

A continuación analizaremos algunos pecados reaccionarios:

Reacciones al dolor

Cuando nos separamos de Dios por el pecado, nuestro “zoe” murió; y quedamos separados de Dios y nuestra vida espiritual murió.

Al convertirnos, es por eso que la Biblia menciona que nos es necesario “nacer de nuevo” (Juan 3:3); para que nuestro “zoe” (o vida espiritual) sea restaurado.

Una persona madura espiritualmente, es aquella que ha dejado que todo su ser sea controlado por el Espíritu de Dios; es decir, su “zoe” controla el resto de su ser. Esta es la plenitud de Cristo.
Si intentamos responder a los estímulos negativos o positivos del mundo con el “zoe” controlado por el Espíritu Santo, muchas de las respuestas estarán basadas en los principios de Dios.
Pero si nuestra respuesta es humana, sin Dios, es decir, a través del “bios”, las consecuencias se dejarán ver, ya que responderemos a los estúmulos con pecados reaccionarios que nos alejarán más y más de Dios.
Estas reacciones traerán sus consecuencias, que nos llevarán al inicio de un ciclo en que constantemente estaremos cayendo.

Tipos de Respuesta

1) VÍA DE RESPUESTA INTELECTUAL

Los estímulos (heridas) son captados por nuestra mente; nuestras emociones los asimilan; pero escogemos racionalizarlos.
Es una reacción represiva al dolor; la persona intenta negar que le duele o que le afecta la situación. En definitiva trata de controlar el dolor o la herida con la mente.
El problema es cuando no encuentra explicaciones para el dolor o no encuentra argumentos para justificarlo; esto le traerá confusión e impotencia.
Puede llegar a caer en problemas mentales, ya que llegará algún momento en su vida en que su mente no podrá controlar lo que siente, se cansará y colapsará. Otro problema es que puede llegar a formarse una plataforma mental muy difícil de penetrar; se trata de una mente cauterizada; esta persona se manipula a sí misma; manipula sus propios sentimientos, respondiendo lo correcto y no lo que realmente está sintiendo.
Esta división interna, le puede llevar a un estado esquizoide.
Utilizan indiferencia o lógica para manipularse a sí mismos. Tienden a negar o justificar el dolor con argumentos racionales.
Sus frases serían: “No necesito ser amado” – “No todos pueden ser felices y amados”
Esta persona se mueve en auto-engaño.
El fin de este proceso agravado podría ser la LOCURA o DESORDEN MENTAL.

2) VÍA DE RESPUESTA EMOCIONAL

Al igual que la anterior, los estímulos son captados por la mente y asimilados por las emociones; pero la respuesta a ellos es intempestiva y emocional.
La persona prefiere no pensar; por eso decide huir; huye de la realidad, dejando salir sus emociones o buscando nuevas emociones que suplan lo negativo que siente por la herida.
Es una reacción de escape al dolor; intenta compensar su dolor emocionalmente.
Utilizan la lástima o la complacencia para manipular a otros. Tiende a huir del dolor ya sea dejando salir lo que sienten en forma abrupta o compensando el dolor que sienten con algo placentero.
Esta persona se mueve en incredulidad.
Para huir, utilizará los que ya hemos conocido como “analgésicos emocionales”, para no sufrir tanto.

Analgésicos Emocionales

SEXO: la persona puede caer en todo tipo de relaciones ilícitas, como fornicación, adulterio, lesbianismo, homosexualismo, masturbación, fantasías sexuales, voyerismo, u otro tipo de desviaciones. Intenta compensar su déficit de amor, con el falso amor, la lujuria y cae en el ciclo sin fin, porque vuelve a sentirse rechazada y vuelve a buscar una emoción de placer en el sexo, lo que le hace sentir culpable y comienza el ciclo nuevamente.
DROGAS: ocasionalmente para muchos las drogas pueden ser una vía de escape. Es una forma de huir de la realidad dolorosa, de salir del ambiente hostil que le rodea y buscar sensaciones placenteras. Lamentablemente también es un ciclo sin fin, y la persona dependiente se hace esclava del diablo.
ALCOHOL: para muchos es una forma de escape; no sólo se incluye aquí a las personas “borrachas”, es decir que pasan la mayor parte del tiempo ebrios; sino también aquellas personas que durante los fines de semana viven vidas desequilibradas y luego vuelven a vivir vidas de falsedad los días de semana intentando cubrir su triste verdad.
CIGARRO: es otro tipo de vicio, que esclaviza a las personas y las hace dependientes; la mayoría de los fumadores, son personas ansiosas o nerviosas, que vierten parte de su ansiedad en fumarse un cigarro.
VICIOS: cualquier cosa que se torne una adicción puede ser considerada vicio, aunque a veces sean “socialmente
aceptables”.
Los siguientes analgésicos emocionales, son del tipo socialmente aceptables y recurrentemente los cristianos los utilizan cuando no han superado sus problemas pero se ven forzados a cambiar conductas reprochables.

DORMIR: en exceso, para huir de la realidad, para escapar de alguna situación dolorosa. Esta persona siente que es más seguro el mundo de los sueños y vive cansada todo el tiempo. Está relacionado a estados depresivos.
COMER: para saciar su ansiedad, busca comer y comer; normalmente tiene problemas de sobrepeso, lo que le trae frustración y autorechazo y vuelve a caer en el mismo ciclo constantemente. Esto puede acarrear serios problemas físicos como anorexia nerviosa o bulimia, además de problemas de obesidad.
COMPRAR: otras personas huyen yendo de compras. Saciando su ansiedad comprando cosas y más cosas. De esa manera se distraen y se olvidan de lo que está sucediendo. Normalmente estas personas viven endeudadas y con sentimientos de culpa; pero tiene compulsividad para comprar.
ESCUCHAR MÚSICA: a pesar de que no hay nada malo en escuchar música, muchos usan la música para huir; entran en un estado contemplativo, y se dejan llevar por la melodía o la letra de la canción.
VER TELEVISIÓN: también puede tornarse un vicio, porque la persona la utilizará para vivir constantemente en un mundo de fantasía.
JUEGOS, VIDEOS, nintendo, etc todo juego o práctica que se realice con la idea de huir de la realidad es peligrosa y viciosa; aunque equilibrado, puede ser una sana entretención.
FANTASÍAS: no sólo se incluyen aquí las fantasías de tipo sexual, sino las fantasías de ser otra persona, con fama o fortuna, las fantasías de temor u otros pensamientos que tengan como objetivo salirse del mundo real.
ACTIVISMO: el realizar demasiadas actividades. También puede ser una forma de huir, en el fondo, la persona no quiere parar para pensar en lo que le sucede y trata de llenar su tiempo papa olvidar el dolor
RELIGIOSIDAD: el activismo religioso también puede ser usado como analgésico emocional, ya que la persona busca agradar a Dios para librarse de sus sentimiento de culpa, pero le cuesta relacionarse con Dios libremente y constantemente tiene la idea de que tiene que hacer cosas para agradarle, porque siente que nunca está satisfecho. Muchos han llegado mal motivados a la Iglesia, y por eso cuesta ver cambios en sus vidas.
Todos estos “analgésicos emocionales” mencionados y otros que no aparezcan aquí pero que cumplen la misma función, son pecados, son formas de idolatría y debemos arrepentirnos de ellos. El fin de este proceso degradativo podría ser el SUICIDIO por el auto-rechazo y la auto-compasión que la persona llega a experimentar.

3) VÍA DE RESPUESTA ACTIVA O VOLUNTARIOSA

Los estímulos son igualmente captados por la mente y asimilados por las emociones, pero tanto el proceso mental como emocional son rechazados y la persona decide responder con actitudes rebeldes.

Es una reacción de resistencia al dolor; esta persona intentará usar sus fuerzas, sus palabras o actitudes para demostrar que no está herido y que no volverá a ser herido.
Asume una actitud independiente y autosuficiente; se aleja de Dios y sus principios, lo que le lleva a tomar decisiones equivocadas.
Utilizan la manipulación activa o competitiva (que incluye todo tipo de manipulación). Estas personas atacan a los demás con armas que tienen muy bien identificadas y estudiadas.
Su frase sería: “Es cierto, nadie me ama, pero a ti tampoco”. “Veremos a quien aman más”.
Esta persona se mueve en orgullo.
El fin de este proceso de deterioro puede llevar a esta persona al HOMICIDIO.

Hay distintas clasificaciones de pecado que fueron estudiadas en la materia Desarrollo Integral de Líder.

Trascendencia del pecado

Nos afecta a nosotros mismos, porque nos sentimos culpables, creemos que no merecemos misericordia y nos castigamos a nosotros mismos. Nos hace sentir condenación y rechazo.
Afecta a otros, porque al sentir culpabilidad, vendrá un intento de justificarse y a veces culpar a otros, castigándoles con nuestras actitudes. También porque nuestras malas decisiones pueden afectar a otros, es decir, podemos hacer a otros, víctimas de nuestros pecados. Nos hace ponernos máscaras de orgullo para no darnos a conocer cómo somos realmente.
Afecta a Dios, porque quebramos sus leyes y nos exponemos a su ira. Nos aleja de Él.

La realidad del pecado
La palabra de Dios deja muy claro que cada uno de nosotros es responsable por sus decisiones (Ezequiel 18: 20). Por lo tanto, no podemos justificar nuestras malas actitudes culpando a nuestros padres u otras autoridades.

La Biblia es clara cuando dice que: el alma que pecare esa morirá.
En génesis 4:7 Dios le dice a Caín claramente que el pecado está y siempre estará a la puerta, pero le dice que a él será su deseo y que él se enseñoreará de él; por lo tanto, no somos víctimas del pecado, sino que es una decisión que debemos tomar o dejar de tomar.

Las reacciones en la “carne”, o según nuestra vieja naturaleza reflejan la falta del fruto del Espíritu Santo del que se habla en Gálatas 5:22. Algunas de estas actitudes contrarias al Espíritu se manifiestan en:

FALTA DE AMOR
· Resentimiento, Rencor, Amargura
FALTA DE GOZO
· Tristeza, Autocompasión.
FALTA DE PAZ
· Culpabilidad, Desánimo, Angustia, Apatía, Depresión, Agonía.
FALTA DE PACIENCIA
· Exasperación,Crítica.
FALTA DE BENIGNIDAD
· Mentira, Sofisticación, Superioridad.
FALTA DE BONDAD
· Dominio, Porfía..
FALTA DE FE
· Inseguridad, Inferioridad, Temor.
FALTA DE MANSEDUMBRE
· Ansiedad, Hostilidad, Violencia.
FALTA DE TEMPLANZA
· Impureza, Doble ánimo, Inmadurez

Hasta ahora hemos analizado el deterioro a nivel del alma partiendo por la mente, luego vimos al nivel de emociones y finalmente exploramos el deterioro a nivel de voluntad. Normalmente las reacciones a nivel de voluntad son las que más percibimos pues los otros dos procesos se desarrollan más a nivel interno de la persona.

Todos los procesos están entrelazados entre sí, debido a que no se puede establecer una división tan definida entre las partes del alma, pero a través de esta clasificación podemos comprender mejor cuál es el área de mayor deterioro y hacia donde debemos enfocar la ayuda para la persona necesitada.

Así como el conocimiento y declaración de la VERDAD de Dios, tanto como andar en el verdadero AMOR de Dios eran los pasos necesarios para restaurar tanto la mente como las emociones, respecto al área de la voluntad, donde encontramos actitudes de pecado, ya sean voluntarios o reaccionarios, la puerta de liberación es a través de la CONFESIÓN.

El proceso para ser liberados del pecado se inicia con la CONFESIÓN de cada una de las actitudes pecaminosas que el Espíritu de Dios nos haya mostrado. En Santiago 5:16 dice “Confesaos vuestras ofensas unos a otros para que seáis sanados”. La sanidad del alma también vendrá a través de la confesión de los pecados, de reconocer ante Dios y alguna autoridad espiritual las malas decisiones que hemos tomado.

Esta confesión sólo podrá darse significativamente en un contexto de verdadero arrepentimiento. El ARREPENTIMIENTO implica un CAMBIO DE ACTITUD. El pesar que se experimenta luego de una acción pecaminosa no es arrepentimiento como muchos piensan, sino más bien REMORDIMIENTO. El arrepentimiento es la decisión firme de abandonar el pecado.

Dios desea que en el proceso de entregar nuestro ser completo a ÉL, aprendamos a andar en SU TEMOR. Pero ¿Qué es tener temor de Dios? Proverbios 8: 13 dice que el “Temor de Dios es aborrecer el mal”, es decir, es tener la misma actitud que tiene Dios frente al pecado. En Proverbios 16:6 dice que el Temor de Dios nos apartará del mal.

Existen 4 niveles diferentes de Actitud frente al pecado:
1. El que No peca por temor a las consecuencias.
2. El que vive por la regla de Oro.
3. El que está constantemente pidiendo perdón por el mismo pecado.
4. El que tiene Temor de Dios.

El temor de Dios es un principio de Dios que está a nuestra disposición y que podemos escoger para restauración de nuestra alma.

De esta manera, vemos que el ser interior puede ser restaurado por completo de acuerdo a los Principios de la Palabra de Dios. En Su Palabra se encuentran las respuestas para todos los problemas que aquejan al hombre; si nos disponemos en sus Manos, Él nos guiará por el camino de restauración y nos enseñará la senda por la que debemos andar.
Para finalizar esta parte, en Deuteronomio 30:19 Dios dice claramente a su pueblo después de exponerle la ley y las consecuencias del quiebre de las leyes: “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, de que os he puesto delante la vida y la muerte, bendición y la maldición; escoge, pues la vida, para que vivas…” De la misma manera, hoy tenemos ante nosotros la decisión de escoger el camino de vida o el camino de muerte. ¿Qué camino tomaremos? Cada día debemos tomar decisiones, muchas decisiones, a cada instante… Dios nos pide que escojamos a cada instante… la vida… vivir en sus principios… andar en sus caminos…

Como consejeros debemos tener en cuenta que los problemas humanos en general pueden estar en estrecha relación con alguna de estas áreas o con el quiebre de algún principio de la Palabra de Dios. A menos que se trate de algún problema físico, en la Biblia habrá respuesta para todas las interrogantes referentes a problemas derivados del alma herida, confusa o atribulada.
Por eso, el éxito en este ministerio de consejería, podríamos decir que no radica en la sabiduría o cantidad de conocimiento que maneje el consejero, sino más bien en su relación con Dios, en lo claro que tenga los conceptos estudiados y que su vida esté primeramente restaurada para que sea un canal expedito por medio del cual Dios pueda bendecir otras vidas.
Jesús dijo: “Así que si el HIJO os libertare, seréis VERDADERAMENTE LIBRES”- VERDAD, AMOR Y VIDA.

Anuncios