¡Mi hija no!

¿Es eso lo que diría usted como padre de familia si supiera que el 21% de niños del noveno grado ya se han acostado con al menos 4 personas?
¿Sabría usted qué decir si se enterara que ya tienen sexo? y si aún no, ¿cómo pudiera prevenirlo?
Padres de familia, maestros y especialmente la Iglesia Cristiana deben afrontar el tema de la sexualidad.  Es el primer paso para poner a los jóvenes en el camino correcto.

  • Más de 2.3 millones de jóvenes menores de 15 años tienen el VIH
  • De más de 19 millones de nuevos casos de ETS, unas 9 millones o sea el 48 por ciento son jóvenes entre los 15 y 24 años
  • 50% de jóvenes entre 13 y 19 años han confesado haber tenido sexo oral.
    ¿Le molesta leer “sexo oral”?  No tenemos ni idea de lo que está ocurriendo.

Considere estos difíciles pero simples pasos a tomar.

  1. Educación
    Debemos educarnos inmediatamente, aprender los términos médicos y populares, así como los versículos apropiados de las sagradas escrituras.  “Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia”.Proverbios 4:7
  2. Entablar comunicación
    Debemos abrir las puertas de la comunicación y permitirle a los jóvenes expresarse y escucharlos con cuidado
    “Al que responde palabra antes de oír, Le es fatuidad y oprobio”. Proverbios 18:13
  3. Afronte el problema con hechos
    Cite ejemplos de las consecuencias bíblicas, físicas, médicas y sociales del sexo premarital. “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”.  Hebreos 13:4.
  4. Utilice una fuerte defensa
    Lo que se haya utilizado en el pasado para educar a los jóvenes sobre el sexo, evidentemente no funciona ahora porque no temen ni comprenden a Dios.  Debemos recurrir al respeto mutuo y al poder de la palabra de Dios como guía. “Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová”.   Jeremías 17:5
  5. Ármese
    Las siguientes herramientas le serán útiles para tomar control de su hijo o hija hacia el camino que lo lleve a una vida de santidad y de salvación.  La palabra de Dios está llena del mensaje de esperanza y libertad de los peligros del pecado.  “Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío”.   2 Pedro 2: 9-10

Todos lo hacen pero yo
”Todavía soy virgen”

Uno puede ser virgen físicamente, pero prostituta mental, emocional y espiritualmente.  Muéstreles como el mundo se desborona porque todos se siguen a todos sin la dirección del Señor. “Y desecharon sus estatutos, y el pacto que él había hecho con sus padres, y los testimonios que él había prescrito a ellos; y siguieron la vanidad, y se hicieron vanos, y fueron en pos de las naciones que estaban alrededor de ellos, de las cuales Jehová les había mandado que no hiciesen a la manera de ellas”. 2 Reyes 17:15

Una casa con cuatro puertas
Alguien lo quiere matar y usted encuentra una casa con cuatro puertas y sin ventanas donde puedes mantenerte a salvo de tu atacante.  ¿Puedes estar a salvo si le echas llave a solo una puerta? No.  A menos que le pongas llave a todas las puertas, no estás seguro.  Lo mismo ocurre con la integridad sexual.  Somos una casa con cuatro puertas: cuerpo, mente, corazón y espíritu.  A menos que cerremos con llave todas las puertas, el atacante (tentación) puede entrar a través de cualquiera de ellas.  “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”. 1 Corintios 10:13

No es suficiente
La tentación entra por el cuerpo, la mente, el corazón o el espíritu como un virus, borrando toda la razón y las creencias.  Todas las puertas deben cerrarse con llave antes de que sean abiertas. “Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”.   Santiago 1:14-15

Idolatría Las puertas se abren cada vez que el niño o niña se expone a personas, moda, música, televisión, novelas, revistas, películas, deportes o el internet equivocados.  La semilla de la tentación la planta la influencia que el diablo utiliza para penetrar al cuerpo, mente, corazón y espíritu de su niño o niña.  La creciente fascinación con la lujuria crea idolatría, reemplaza o quizás ni siquiera permite que Dios tome su lugar en el corazón de su niño o niña.  Imagínese una polilla que es atraída por la belleza de la llama.  Tan atraída está que no puede ver que le causará la muerte. “Mas dejaré un resto, de modo que tengáis entre las naciones algunos que escapen de la espada, cuando seáis esparcidos por las tierras. Y los que de vosotros escaparen se acordarán de mí entre las naciones en las cuales serán cautivos; porque yo me quebranté a causa de su corazón fornicario que se apartó de mí, y a causa de sus ojos que fornicaron tras sus ídolos; y se avergonzarán de sí mismos, a causa de los males que hicieron en todas sus abominaciones”.  Ezequiel 6:8-9

El Semáforo
Podemos comenzar a ilustrarles a nuestros hijos sobre los niveles de peligro de la sexualidad con un semáforo.

Verde: La atracción a las personas es buena.  Dios la inventó igual que inventó el matrimonio y el sexo; y  sirve para encontrar a la mejor persona para ti.  Al Señor le agrada cuando dos personas se atraen, son fuertes de fe y esperan hasta el matrimonio para consumar su amor. “Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía; Fuente cerrada, fuente sellada.  Levántate, Aquilón, y ven, Austro; Soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas. Venga mi amado a su huerto, Y coma de su dulce fruta”.  Cantares 4;12,16

Amarillo: En este nivel la regla es que la pareja debe evitar comportamiento y palabras que no harían ni dijeran frente a su padres. ¡Y esto incluye lo que se dicen  texteando!  Eviten miradas, gestos provocativos o el contacto.  Tienen que aprender a ser responsables y dar cuentas de sus actos juntos.  Los jóvenes deben compartir una relación íntima con Cristo a través de la oración, estudio y alabanza.
“Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón”. Salmo 37:4

Rojo: Todo lo que es prohibido debe de ser evitado completamente y ni siquiera debe ser explorado ni investigado.  Esto incluye el sexo premarital, besos intensos, manoseo, comportamiento o lenguaje vulgar, esconderse o involucrarse con personas inadecuadas.

“Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias”.   Mateo 15: 18-19

Aún cuando los jóvenes ya han experimentado el sexo premarital y parecen descender en una espiral hacia la perdición, debemos tratarlos como inocentes, recibirlos y guiarlos.  Deben saber que son tan preciosos para Jesús, que nadie puede tomar su digno lugar en sus corazones.

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”. Tito  2:11-13

Anuncios