1. A. NECESITAMOS UN AVIVAMIENTO ESPIRITUAL CON URGENCIA.

Durante las últimas décadas hemos admitido repetidamente que nuestra Iglesia Evangélica Amigos necesita con urgencia un avivamiento espiritual, así como una revisión y reactivación de sus planes de acción, para enfrentar el reto de cumplir la Gran Comisión en el siglo veintiuno.

Sin desestimar el hecho de que hay iglesias locales y regiones que están muy activas trabajando en el cumplimiento de la Gran Comisión, afirmamos con preocupación que la Iglesia Evangélica Amigos puede y debe llevar a cabo aun mucho más.

Nuestra iglesia ha experimentado ya inquietud en diversos sectores que desean que se realicen algunos cambios y haya una reactivación dentro de ella, lo cual es legítimo. Sin embargo, hay que determinar claramente cuál debe ser la fuente de tal avivamiento.

La mejor manera de alcanzar una revitalización espiritual es volver al consejo bíblico y aplicar aquellos principios que culminaron con avivamientos en los días del Antiguo Testamento y, en muchas ocasiones, a lo largo de los veinte siglos del cristianismo. Tales elementos son: la oración intensiva en todo tiempo, el ayuno, la lectura y estudio de las Sagradas Escrituras, el arrepentimiento individual y colectivo, la admisión de nuestra indiferencia y descuido, la confesión de pecados y la búsqueda del perdón, el ejercer responsablemente nuestra mayordomía en todos sus aspectos, el involucramiento individual y colectivo en la Gran Comisión y en la obra de Dios en general, y la dependencia humilde delante de Dios para que Él nos dé los frutos.

  1. B. LA ATRACCIÓN DE UN NUEVO EVANGELIO.
Hoy se habla muy poco de volver a este método bíblico. La tendencia actual parece ser la importación de prácticas de las mega iglesias modernas que exhiben gran entusiasmo en su culto público, al cual se le atribuye su gran crecimiento numérico; que manejan una nueva terminología impresionante; y que despliegan prácticas extrañas nunca antes vistas en las iglesias (excepto en casos excepcionales, y que no fueron adoptadas jamás como la norma por sus líderes espirituales).

Los rasgos del culto del “nuevo evangelio” incluyen los ya difundidos por el pentecostalismo surgido en 1905, y otros más introducidos por la segunda y la tercera ola de éste en los años 60’s y 80’s: alabanzas con aplausos, danzas, música estridente, canto prolongado, sin interrupción hasta alcanzar éxtasis, lenguas, profecías, risa santa, caídas y desmayos, platificación o empaste de dientes, aparición de oro y aceite en las manos, etc.

Un elemento muy sutil del “nuevo evangelio”, detectado por muy pocos, es el ecumenismo, que lleva a una cada vez mayor tolerancia y acercamiento a la Iglesia Católica Romana, y también a otras religiones, y cuyo mejor vehículo ha sido una nueva música que, por llamársele “música de alabanza”, ha desplazado a los himnos llenos de enseñanzas bíblicas sólidas para dar paso a cantos con poca identidad evangélica, que no denuncian el pecado y omiten varias doctrinas básicas de cristianismo: el arrepentimiento, la expiación por sangre de Cristo en la cruz, el castigo eterno, la santidad como separación del mundo y sus valores, la Navidad y la encarnación de Jesús, la resurrección, etc.

Hoy preguntan y hasta reclaman algunos Amigos: “¿Por qué no se introduce el aplauso en los cantos, si no tiene nada de malo y muchas iglesias ya lo hacen?” Los aplausos se ven como una práctica inocente (aislados de su contexto, puede que lo sea).

Sin embargo, el problema verdadero reside en que el aplauso es:

  1. a. Un símbolo del pentecostalismo y el carismatismo. Si se introduce, la gente creerá inmediatamente que se le ha dado aprobación a ése y otros rasgos del culto pentecostal.
  2. b. La puerta de entrada a otras prácticas, pues, para las iglesias evangélicas con raíces en la Reforma Protestante del siglo dieciséis, el aplaudir es actualmente como un “fruto prohibido”, que muchos ansían probar. Cuando éste se vuelva una práctica común y termine su encanto, la necesidad de experimentar nuevas emociones buscará una nueva experiencia: la danza. Luego seguirán los éxtasis, las lenguas, la risa santa, las profecías, las caídas y desmayos, embriagarse en el Espíritu, y todo el paquete carismático, hasta culminar en los extremos de la llamada “Bendición de Toronto”.

La norma ahora  ya no es vivir por fe,  sino  por ver, oír, tocar, sentir, experimentar.

Pablo enseña, sin embargo, “Porque por fe andamos, no por vista”, II Cor. 5:7.

Lo mejor es cerrar la puerta con firmeza, pues los creyentes, bajo tanta presión alrededor, no se quedarán con los aplausos sino avanzarán cada vez más hacia nuevas emociones. Lo que hoy se ve como inocente, es la puerta que lleva a serias distorsiones teológicas y doctrinales. Al llegar a la risa santa y a las caídas al suelo, ya se habrá incurrido en prácticas que, pocos saben, proceden del hinduismo y que no pueden justificarse con los Evangelios, las Epístolas de Pablo y el resto del Nuevo Testamento.

Una vez establecida la afinidad e identificación con tales iglesias modernas a través de practicar sus formas de culto, siguen los contactos más íntimos y luego el flujo de las enseñanzas llenas de nuevos conceptos teológicos y doctrinas falsas: la apostasía.

Juntamente con los rasgos externos del culto del “nuevo evangelio”, se ha infiltrado en la Iglesia Evangélica el Pensamiento Positivo que, derivado del gnosticismo, pasó por la Ciencia Cristiana, la Ciencia de la Mente y la Ciencia Religiosa, la Escuela Unitaria del Cristianismo (Charles y Myrtle Fillmore), el Movimiento de la Palabra de Fe (William Kenyon, Kenneth Hagin, Kenneth Copeland, Benny Hinn), el Evangelio de la Salud y la Prosperidad (Paul Yonggi Cho, Robert Schuller), hasta penetrar sutilmente en las iglesias evangélicas.

La psicología del gnóstico Carl Gustav Jung incursionó en la Iglesia así: Carl Jung, Morton Kelsey (quien la disfrazó de ‘psicología cristiana’), Agnes Sanford, John y Paula Sandford y Ruth S. Carter, quien la difundió en las iglesias evangélicas y hoy se ministra como cursillos de “Sanidad Interior”, “Sanidad del Alma o de los Recuerdos”.

Los Amigos siempre hemos sido diferentes, no sólo del  mundo no cristiano, sino diferentes dentro de la comunidad evangélica, por enfatizar formas de fe y prácticas de vida que revelan convicciones muy profundas: la dignificación de la mujer, la oposición a toda forma de violencia, el apego a las Escrituras en todo lo que creemos y hacemos, el apego a una vida de santidad, el rechazo de toda forma de discriminación, el ir más allá de los ritos exteriores para experimentar realmente lo que éstos simbolizan.

No nos bautizamos en agua, para mostrar que buscamos su significado más profundo: el bautismo del Espíritu Santo y vivir una vida apartada del mundo y en santidad. No efectuamos la Santa Cena en forma visible con pan y vino, para mostrar que constantemente proclamamos su significado más profundo: el apropiarnos del sacrificio del cuerpo de Cristo y de Su sangre derramada como expiación por nuestros pecados, demostrándolo con una vida ejemplar separados de los valores de este mundo.

  1. C. NUESTRO RETO.

Hoy, más que nunca, la Iglesia Evangélica Amigos enfrenta el reto de probarle a toda la comunidad evangélica de Guatemala y del mundo, que es volviendo a la oración, al ayuno, al estudio de las Escrituras, a la vida de santidad, a la mayordomía responsable, a la responsabilidad social, como su mensaje del Evangelio será más recibido y buscado por las almas necesitadas. Volviendo a sus raíces bíblicas tendrá también el prestigio y respeto que antes tuvo ante las denominaciones hermanas, quienes reconocían nuestra auténtica conversión y profunda fe en Jesucristo, aunque no vieran en nosotros aquellos ritos exteriores, sino las realidades internas que éstos sólo  representan.

Así, nuestro reto en el actual momento consiste en demostrar que sin adoptar las formas exteriores impresionantes del “nuevo evangelio”, sino viviendo las profundas convicciones cristianas en el hogar, la iglesia y la comunidad, la Iglesia Evangélica Amigos puede experimentar un avivamiento y reactivar su entrega a la Gran Comisión.

II. NO ALERTAR A LAS PERSONAS BAJO NUESTRO CUIDADO ACERCA DE LAS SIGUIENTES CORRIENTES FALSAS, ES UNA GRAVÍSIMA IRRESPONSABILIDAD.

La Iglesia de Filadelfia –viva y activa en su cumplimiento de la Gran Comisión-, está conviviendo hoy con la Iglesia de Laodicea –la iglesia apóstata, la cual se le parece mucho pero promueve corrientes con elementos atractivos pero falsos.  Por ello, todo líder que se considere responsable debe instruir a quienes tiene a su cargo acerca de las características de cada una de tales corrientes falsas, para que puedan identificarlas y refutarlas con firmeza, utilizando efectivamente la Palabra de Dios.

Estas corrientes ocultas dentro del “nuevo evangelio” son: el gnosticismo, el ecumenismo, el universalismo, los extremos del calvinismo, el pensamiento positivo, el evangelio de la salud y la prosperidad, el movimiento de la palabra de fe, el modernismo, el humanismo secular, la sanidad interior y sus psicologías jungianas, y los excesos del carismatismo o neopentecostalismo.

a. EL GNOSTICISMO:

La materia es mala y también el cuerpo físico. Hay que aplicarle: ascetismo o libertinaje.

Jesucristo no tuvo un cuerpo material, era sólo como un fantasma, o una aparición.

Jesús no vino en carne (renuencia a hablar de la Navidad, su crucifixión y resurrección).

El Dios del Antiguo Testamento es severo; el del Nuevo Testamento es otro más amoroso.

El hombre es esencialmente un espíritu, que tiene un alma y vive en un cuerpo.

El espíritu del hombre es divino y trata de escapar del cuerpo físico, que se destruirá.

Nacer de nuevo: ser consciente de que uno es divino. Salvarse: adquirir una mente positiva.

b. EL PENSAMIENTO POSITIVO:

El poder de la mente sobre el cuerpo: sueños y visiones; la visualización.

El poder de las palabras: declaración o confesión positiva; bendiciones y maldiciones.

Lo que dices recibes. Dilo y obténlo.

Promueve el dualismo: Tus palabras positivas mueven el lado positivo de la fuerza; tus palabras negativas activan el lado negativo de la fuerza.

Además de su muerte corporal, Jesús fue torturado por los demonios en el infierno y allí renació.

c. EL EVANGELIO DE LA SALUD Y LA PROSPERIDAD:

Si usted es cristiano debe ser sano y próspero.

Usted es el responsable de no ser sano y próspero, por su falta de fe.

Declare salud aunque esté siendo desgarrado por la enfermedad.

Visualice todo lo que usted desee tener en la realidad y  …sea específico

d. LA SANIDAD INTERIOR:

Cargas ancestrales: herencias o maldiciones heredadas de los antepasados.

Las palabras buenas o malas significan bendiciones o maldiciones para otros.

Confesión positiva y visualización como terapias para la salud interior propia y de otros.

El inconsciente colectivo: la suma de las mentes de todos los humanos, fuente de ayuda.

Nuevas definiciones de Dios, del hombre, de la salvación.

Psicoterapias de Carl C. Jung, “cristianizadas” por Morton Kelsey, Agnes Sanford, John & Paula Sandford y Ruth S. Carter quien las difundió en las iglesias evangélicas.

Proyectar el alma para sanar a otros física y espiritualmente: A. Sanford, Rebeca Brown

e. EL CARISMATISMO O NEOPENTECOSTALISMO:

La tercera ola del pentecostalismo ha mostrado un nuevo dinamismo y creatividad en la acción, pero en su entusiasmo ha dejado penetrar elementos de diversas corrientes no cristianas: lenguas extrañas, caer al suelo, visiones y profecías, risa santa, embriaguez santa, hasta culminar con la bendición de Toronto: rugidos, gruñidos, mugidos, etc.

Exorcismo a inconversos y aun a creyentes.

Guerra espiritual atando demonios territoriales que controlan regiones, países, calles, etc.

Marchas para Jesús haciendo guerra espiritual para conquistar territorios.

Culpar del pecado al diablo y sus demonios, y a las maldiciones ancestrales por los problemas de las personas en vez de denunciar el pecado y responsabilizarlas por él.

Extasis en los que participan no sólo creyentes sino quienes no han nacido de nuevo

Se enfatiza la confesión de pecados colectivos más que confesar pecados individuales.

Milagros y prodigios: platificación en dientes, aparición de oro y aceite, etc. Mat. 24:24

Nuevos apóstoles, doctores, profetas, que tienden a monopolizar la autoridad eclesiástica.

Ecumenismo: unidad con la Iglesia Católica Romana. Y más adelante, con otras religiones.

f. EL ECUMENISMO:

Primer paso: Unidad con las denominaciones evangélicas hermanas

Segundo paso: Unidad con las sectas falsas del cristianismo, incluyendo a los católicos

Meta: Unidad con las demás religiones no cristianas de todo el mundo

El Falso Profeta ya está tendiendo puentes entre las religiones del mundo

La Musica Cristiana Contemporánea sin mensaje definido: vehículo para el Ecumenismo

Renuencia a hablar de doctrina y rasgos distintivos denominacionales

Errónea interpretación de “paz y amor”: tolerancia y aceptación de toda forma de fe

Mayor tolerancia hacia el catolicismo, lo cual es una traición a la Reforma Protestante

g. EL UNIVERSALISMO:

Dios es Amor. Finalmente todos serán perdonados y reconciliados con Dios; aun el diablo

g. IDEAS PROTESTANTES EXTREMAS (CALVINISMO):

Una vez salvos para siempre salvos. La salvación no se pierde.

h. EL MODERNISMO:

Dudas y reservas en cuanto a la inspiración plenaria de las Escrituras.

Consideración del relato de Géneis 1-3 como una alegoría y no como historia literal.

Negación del nacimiento virginal de Jesús.

Esfuerzos por explicar racional y científicamente los milagros de la Biblia.

Aceptación del evolucionismo, o intento de conciliarlo con el relato bíblico del Génesis

Biblias traducidas con determinadas tendencias y con anotaciones que las interpretan

i. LA NUEVA ERA:

Somos dioses, sólo tenemos que despertar a la conciencia de que lo somos.

Todos tenemos al Cristo en nosotros, hay que descubrirlo.

Jesús es uno de tantos guías enviados por Dios al mundo como Buda, Confucio y Mahoma

Creencias de la religión de los mayas, incas, celtas, africanos, de Mesopotamia, Egipto, Persia, China, Grecia, Roma y, especialmente, de India: hinduismo y budismo.

Del hinduismo: viajes fuera del cuerpo a otros lugares y para sanar a otros; meditación al

estilo yoga, éxtasis, reencarnación, karma (herencias ancestrales), desprecio del cuerpo  físico, risa como terapia para el alma, chakras, etc.

Esperanza del amanecer de un nuevo orden mundial: la Nueva Era.

Movimientos ecologistas o ambientalistas que exaltan a la Gaia, la madre tierra. Abril 22.

Artes marciales como puerta de penetración a la espiritualidad del Oriente.

Medicina holística: contacto con fuerzas del cósmicas: acupuntura, iridología, etc.

Tolerancia a formas aberrantes de conducta sexual: homosexualismo, bisexualismo, etc.

Creencia en ovnis y extraterrestres. Interpretación de la Biblia incluyendo extraterrestres

Evolución: primero de los animales inferiores al hombre; ahora de hombre a dios.

Familiarización con los demonios: búsqueda de ángeles guardianes y espíritus guías.

Canalización de espíritus: servir de receptor para mensajes dictados por demonios

Astrología y adivinación: horóscopos, signos del zodíaco, tarot, lectura de manos, etc.

Percepción extrasensorial, clarividencia, adivinación, tarot, quiromancia.

Panteísmo: todo es Dios; y monismo: todo es uno.

Creencia en Dios como Padre y Madre” y se ora: “Padre-Madre que estás en los cielos….

Promoción del feminismo y el ultrafeminismo.

Exagerada defensa de los “derechos humanos” para promover el humanismo secular

j. LA POSTMODERNIDAD O POSMODERNISMO:

El hombre postmoderno: individualista y narcisista, más preocupado por él que por otros

Sus valores dominantes en la vida diaria son el placer y el estímulo de los sentidos.

No se aferra sinceramente a nada. Carece de certezas absolutas.

No cree en una verdad única y absoluta. Hay muchas verdades y escoge la que lo satisface

Valora las emociones personales por encima de la razón. Si yo lo siento entonces es válido.

Decepcionado por la ciencia, la tecnología y el progreso, desconfía que sirvan para el bien.

Ya que no puede cambiar el mundo, ni mejorarlo, lo mejor es disfrutar de él.

Hoy nada le está prohibido para alcanzar la felicidad y vive como si no tuviera que morir.

Cree en la religión del consumo que promete la felicidad inmediata.

Busca constante de novedades y oportunidades para poder seguir existiendo.

No tiene convicciones religiosas, éticas, estéticas o sexuales. Profesa todas las creencias.

Su nueva religión es el neopaganismo ecléctico: una fusión de todo lo que desea creer.

Su fe suprema y fuerza para vivir es el culto a la celebridad: el último mito con carisma.

Ahoga su realidad diaria con música a alto volumen y la ama más que la palabra hablada.

Vive la cultura de lo desechable y pronto sustituye lo utilizado por lo novedoso.

Ya no busca su salvación en el más allá, sino en el más acá  de la novedad presente.

Su moda es cambiar de ideas, partido, equipo, trabajo, de sexo, de pareja y de religión.

No se preocupa de lo que ocurrió en el pasado, ni que traerá el futuro. Hay que vivir el hoy.

El centro de la moral y de la persona es el yo, los sentimientos y gustos individuales.

Es un hombre “light”: relativo, inseguro, móvil, desilusionado, superficial.

Tolera todo tipo de ideas, prácticas, posiciones, etc. No se inmuta por nada. Es indiferente.

k. EL EVANGELIO HUMANISTA DE UNA SECTA DE LOS AMIGOS:

Se llaman Amigos, pero no derivan su fe de las Sagradas Escrituras, ni predican la salvación por la fe en el sacrificio expiatorio de Jesucristo en la cruz.

Promueven el humanismo, el ecumenismo y el modernismo.

III .  ESTO ES LO QUE CREEMOS:

A.  Nuestra Declaración de Fe.

Los Amigos Evangélicos creemos en:

  1. 1. La Trinidad de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  2. 2. En la Deidad de Jesucristo nuestro Señor.
  3. 3. En la inspiración completa de las Sagradas Escrituras.
  4. 4. En la caída del hombre y de la depravación moral de la humanidad.
  5. 5. En el juicio de Dios sobre los pecadores y el castigo eterno para los que finalmente rechazan a Jesucristo.
  6. 6. En la justificación de los pecados por la fe en Jesucristo y en la sangre que El derramó en la cruz.
  7. 7. En la santificación de los creyentes por el bautismo del Espíritu Santo.
  8. 8. En la pronta venida de nuestro Señor Jesucristo.
  9. 9. Creemos que la evangelización del mundo debe ser la misión suprema del pueblo de Dios en esta época.

(Recomendamos leer la versión ampliada de la anterior declaración).

B. Además, también sostenemos nuestra posición en los siguientes puntos:

a. Creemos en que los cristianos no debemos participar en ninguna forma de violencia física ni psicológica, sino promover la paz entre los humanos, participando en esfuerzos por los medios legales para resolver los conflictos. Esto incluye nuestra oposición al uso de las armas de todo tipo.

b. Nuestra oposición al homosexualismo y a todo tipo de relación sexual que no sea el concepto bíblico del sexo: “La íntima relación física, mental y espiritual de un solo hombre con una sola mujer, dentro del vínculo de un matrimonio para toda la vida, así como Cristo ama a la Iglesia”.

c. Nuestra rechazo a toda forma de discriminación por razones de raza, sexo, condición social, económica o académica, nacionalidad, condición física, etc.

d. Creemos que las mujeres deben gozar de sus derechos, dignidad y oportunidades en el hogar, en la escuela, en el trabajo, en la iglesia, siempre que no afecten el mandato del Señor de que las casadas estén sujetas a sus propios maridos como al Señor.

Esto incluye nuestra oposición a los excesos del feminismo: el ultrafeminismo.      Nuestro rechazo a la práctica del aborto provocado por cualquier causa.

e. Creemos firmemente en que el relato del Génesis, especialmente los primeros capítulos que tratan sobre la Creación, el pecado del hombre y la caída, son relatos literales y no alegorías como lo enseña el modernismo.

f. Creemos que la teoría de la evolución, que sostiene que el hombre es el producto de una lenta y larga transformación a través de millones a años, desde seres inferiores hasta su etapa actual, es una enseñanza falsa, que cada día más está siendo refutada por los científicos cristianos creacionistas. Sostenemos que el hombre es producto de una creación especial por parte de Dios, Quien nos hizo a su imagen y semejanza.

g. Creemos en la encarnación de Jesús, y su  nacimiento virginal por medio de la virgen María de Nazaret, lo cual está siendo negado por muchos teólogos modernistas

h. Creemos en el DISPENSACIONALISMO: que Dios ha tratado con la humanidad a través de diversos pactos o dispensaciones, y que estamos viviendo el penúltimo período: la Dispensación de la Iglesia (de la Gracia o del Espíritu Santo), previo a la Dispensación del Reino Milenial. Creemos en el Rapto o Arrebatamiento de la Iglesia antes de la Gran Tribulación: PRETRIBULACIONISMO; y en que Jesús regresará en gloria con Su Iglesia antes del Milenio: PREMILENIALISMO, para gobernar personalmente este mundo desde Jerusalén, durante literalmente mil años, en cumplimiento del pacto hecho al Rey David.

i. Creemos en que somos mayordomos de la creación, puestos por Dios para cuidar el mundo y administrarlo. Por ello evitamos hasta donde nos sea posible la contaminación y destrucción de los recursos naturales: fuentes de aguas, ríos, incendios forestales, focos de contaminación, basureros, sanitarios antihigiénicos, etc.

Nos oponemos a los movimientos ecologistas y ambientalistas que propugnan por la edificación del planeta como la Madre Tierra, o Gaia. No adoramos a las criaturas sino al Creador, al omnipotente Dios.

j. Creemos en que es papel de la Iglesia realizar la obra social como complemento de la obra espiritual, sin caer en los extremos de convertir la beneficencia en la tarea primordial de la Iglesia. Creemos en que la mera conversión a Jesucristo es el mejor incentivo y medicina para que una persona mejore en buena medida sus condiciones económicas, físicas, sociales, académicas, y que ésta debe ser la enseñanza de la iglesia: la responsabilidad por mejorar la vida y aplicar la mayordomía en todo sentido.

Sin embargo, la iglesia deberá realizar una buena medida de obra social material, tanto entre los creyentes como entre los convertidos aún, como testimonio del amor de Dios. Esto incluye colaborar y contribuir con los esfuerzos de beneficencia seculares legítimos, para los cuales debemos ejercer nuestro mejor discernimiento espiritual.

k. Creemos inadecuada la referencia constante a los creyentes como pecadores, pues desestimula nuestro deber de avanzar y ascender en la vida de santidad. Entendemos la santidad, no como infalibilidad y perfección absoluta, sino como una vida consagrada a Dios, puesta bajo el control de Su Espíritu, para ir cada vez más avanzando y ascendiendo.

Creemos que en la conversión adquirimos una santidad inicial, por medio de la cual el Espíritu Santo nos permite vivir la vida cristiana, comprender las Escrituras, orar, sentir amor por el prójimo y anhelar el crecimiento. Luego viene una crisis, a medida que entendemos que debemos sujetar todo al control del Espíritu Santo, la cual debe culminar con nuestra entera consagración por parte nuestra y la entera santificación por parte de Dios. El resto de la vida es de avance y ascenso, hacia la madurez cristiana.

En el momento del Arrebatamiento, la transformación y glorificación de nuestro cuerpo, alcanzaremos la santidad completa para  poder estar en el cielo con el Señor.

l. Creemos en que la vida del cristiano es una vida de corazón humilde y sencillo, de hábitos de vida sobrios, moderados y modestos. Creemos que aunque Dios nos permita prosperidad material, buena preparación académica y otras bendiciones materiales en este mundo, debemos imitar de corazón la vida de sencillez de la cual nos dejó ejemplo Jesucristo mismo, evitando participar de los valores morales del mundo que nos rodea: altivez, ostentación, derroche de recursos, entrega a los deleites.

m. Reafirmamos nuestra adhesión a los postulados de la Reforma Protestante protoganizada por Martín Lutero, Juan Calvino, Ulrich Zwinglio, Juan Knox y otros reformadores que abrieron la puerta para que los creyentes evangélicos escaparan del dominio y control de la Iglesia Católica Romana, proclamando:

  • La salvación es a través de SÓLO CRISTO, SOLO LA ESCRITURA, SOLO POR FE.
  • El libre examen de las Escrituras por todos los creyentes con la guía del Espíritu Santo.
  • El sacerdocio universal de los creyentes, sin depender la autoridad de una jerarquía para ministrar a nuestro prójimo.

n. Creemos en que, siendo la temperancia o dominio propio uno de los frutos del Espíritu, los creyentes mostramos disciplina, separación y mayordomía del cuerpo al evitar el  uso  de  todo  tipo  de  licor,  tabaco y las demás drogas que alteran la conducta humana.

Y como derivado de esto también evitamos toda participar en su producción, comercialización y consumo de los mismos. La temperancia incluye también el apartarnos de toda forma de juegos de azar: rifas, loterías, apuestas, etc.

ñ. Creemos que el milagro de las lenguas el día de Pentecostés, Hch. 2, fue dar el mensaje de salvación en Cristo a los peregrinos judíos en Jerusalén que hablaban diversos idiomas vivos en esa época: latín, griego, arameo, árabe, egipcio, etc., y no lenguas extrañas que nadie entendía. Si el milagro se repitiera en nuestros días sería para que uno pudiera llevar el mensaje a un pueblo en un idioma que uno no domina.

Las lenguas sólo se mencionan en una de las doce epístolas de Pablo. No las mencionan en sus cartas ni Pedro, Pablo, Santiago y Judas, que participaron de tal milagro.

Que los versículos finales de Marcos no aparecen los manuscritos más antiguos.

Que ni Jesús, ni el autor de Hebreos, ni el de Apocalipsis lo mencionan, por lo cual no debe ponérsele como un requisito indispensable para demostrar que alguien tiene la bendición del Espíritu Santo.

o. Creemos que ninguna supuesta profecía moderna puede ser ni adicional al texto bíblico, conteniendo cosas nuevas, según Apoc. 22, ni  contradictorio al texto bíblico, lo cual sería lógicamente insostenible. Profetizar hoy es proclamar la revelación de Dios en las Sagradas Escrituras.

p. Creemos en orar por sanidad del cuerpo físico y otros milagros, pero también vez orando que se haga la voluntad de Dios y se cumpla su propósito por el cual El permite la enfermedad. La enfermedad la permite Dios como:  a) Castigo por el pecado. b) Medio para que el cristiano se acerque más a Dios y a Su Palabra y madure en su fe. c) Plan para usar a un fiel hijo suyo para testificar al mundo de su fe y lealtad.  d) Preparación antes de encomendar a sus hijos grandes tareas y ministerios. e) Derecho dentro de su soberanía, por causas que sólo El sabe y no tiene por qué decírnoslas.

  1. ¿QUIÉNES SON LAS IGLESIAS HERMANAS CON LAS QUE

PODEMOS INTERACTUAR?

Lamentablemente no podemos tener comunión, ni efectuar trabajos conjuntos con cualquier iglesia que se presente como tal, sino sólo con aquéllas que compartan los puntos contenidos en nuestra Declaración de Fe, y que también se opongan, como nosotros, a las influencias de estas corrientes: gnosticismo, ecumenismo, pensamiento positivo, evangelio de la salud y la prosperidad, movimiento de la palabra de fe, humanismo y universalismo.

De las que llamábamos iglesias históricas, ortodoxas y con raíces en la Reforma Protestante, muchas ya han sido seducidas, en mayor o menor grado, por el “nuevo evangelio”y debemos tomarlo en cuenta en nuestras relaciones con ellas.

Las iglesias calvinistas creen en: (teología formulada por Juan Calvino)

La total depravación del hombre

La elección incondicional, por parte de Dios, de aquéllos que han de salvarse

La expiación obrada por Cristo es limitada: sólo para los elegidos

Que el llamado del Espíritu Santo para buscar a Dios no puede resistirse

La perseverancia de los salvos: una vez salvos para siempre salvos

Las iglesias arminianas creemos en que: (teología formulada por Jacobo Arminio)

el hombre caído y depravado tiene aún algo que responde al llamado del Espíritu

Dios escogió a aquéllos que en Su omnisciencia sabía que aceptarían su llamado

La expiación obrada por Cristo es ilimitada: es para todos los humanos

el llamado del Espíritu Santo puede resistirse

la salvación puede perderse si descuidamos nuestra vida espiritual

Aun con estas diferencias, de las cuales debemos mantenernos conscientes sin aceptarlas, podemos tener comunión con las iglesias calvinistas. En nuestra relación con ellas nos hemos enriquecido mutuamente a través de cinco siglos, tomando unos de los otros lo mejor de nuestras experiencias espirituales.

Sin embargo, cuidado con las “iglesias” o movimientos que ya no enfatizan el pecado, el arrepentimiento, la conversión, el nuevo nacimiento, la regeneración, el castigo eterno y la vida de santidad negándonos a nosotros mismos y tomando la cruz cada día. Cuidémonos de quienes predican que nuestro espíritu es divino y es una parte de Dios, que ya somos salvos desde la eternidad, y que sólo tenemos que ser conscientes de ello; que salvarnos es cambiar de mentalidad, la cual debe hacerse positiva; que la mente debe ser educada para no pensar en conceptos negativos como: pecado, muerte, tristeza, derrota, castigo eterno, enfermedad, pobreza, las cuales existen sólo porque el hombre piensa en ellas y así las hace reales. Cuidado con los que aconsejan sólo ser positivos, pensar en vida, felicidad, victoria, cielo, salud, riqueza, etc., para que éstos se produzcan, afirmando que es la mente del hombre la que crea la realidad negativa y la realidad positiva.

Cuidado con los que culpan a los demonios y a las herencias ancestrales por los problemas de una persona, en vez de responsabilizarla por sus pecados. Ellos atan a los demonios territoriales en vez de enseñar que la vida cristiana es una lucha del creyente, en el poder del Espíritu Santo y Su Santa Palabra, en contra de la carne, el diablo y el mundo.

V.  ¿POR QUÉ NO PODEMOS UNIRNOS CON LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA?

La mente maestra que dirige todo el movimiento ecuménico es la Iglesia de Roma. Muchos cristianos han sido de tal manera influenciados por ella, que ya no denuncian sus herejías, admiran al Papa y hasta se les olvida la gran gesta de la Reforma Protestante. Condescender con la Iglesia Católica es traicionar a los miles de mártires que murieron por defender los postulados de la Reforma, sobre los cuales resurgió el Evangelio Apostólico.

No podemos colaborar ni unirnos con la Iglesia Católica de Roma, porque ella cree en:

El purgatorio  y el limbo y en las oraciones a favor de los muertos para que pasen al cielo.

Salvación por la fe y por las obras. / Confesión ante el sacerdote para obtener su perdón.

El celibato obligatorio del clero lo cual ha causado muchísimos problemas morales.

La estricta y férrea jerarquía y su monopolio de la autoridad, hasta llegar al Papa.

La institución del papado con su veneración, lujos y atributos contrarios a las Escrituras.

Creencia en la Biblia y también en las tradiciones de los llamados ‘Padres de la Iglesia’.

Veneración de imágenes y de reliquias, a las que se les atribuyen protección y milagros.

Idolatría de los lugares de peregrinación considerados como milagrosos.

Culto a María, a quien llaman: madre de Dios, reina del cielo, y hasta mediadora.

La inmaculada concepción de María y su asunción o ascenso en cuerpo y alma al cielo.

7 sacramentos o medios de gracia administrados por el clero para ayudar a la salvación.

ETC.

VI.     SÓLO CRISTO NOS SALVA. PERO… ¿DE CUÁL CRISTO HABLAMOS?

Siempre hemos dicho que sólo Cristo salva, refiriéndonos al Cristo de la Biblia. Pero  en estos tiempos de apostasía, al oír hablar de Cristo debemos preguntarnos: ¿Cuál Cristo?

Jesús mismo nos advirtió que aparecerían falsos ‘cristos’, es decir, muchos que pretenderían ser el Mesías. Así también, han aparecido últimamente muchas definiciones falsas acerca de Cristo.

Los Amigos Evangélicos creemos en el Cristo que nos describe la Biblia así:

Una Persona de la Trinidad: el Verbo que en el principio estaba con Dios y era Dios.Jn. 1:1

El Hijo de Dios antes de Su encarnación apareció en el Antiguo Testamento muchas veces

en forma angélica. Los teólogos llaman “Teofanías” a estas apariciones, Gén. 12:7; 18:1.

El Hijo de Dios, quien fue engendrado por el Espíritu Santo como humano en la virgen

María de Nazaret  y nació en Belén de Judea, Mat. 1:18-22; Luc. 1:26-38.

Vivió sujeto a las leyes físicas como hombre perfecto durante treinta y tres años. Fil. 2:6-8

Fue hombre perfecto sin de dejar de ser el Dios eterno y poderoso, Juan 1:14; Col. 1:19, 2:9

Se entregó voluntariamente a muerte de cruz en expiación por los pecados de los humanos

para darnos salvación del infierno y vida eterna, si creemos en El. Jn.10:17-18.

Resucitó de la tumba al tercer día venciendo para siempre a la muerte, Rom. 8:11

Después de aparecerse con cuerpo glorificado a muchos, ascendió al cielo y se sentó a la

diestra del Padre, donde intercede por nosotros, I Cor. 15:3-7; Luc. 24:50-51; Heb.7:25.

Vendrá a arrebatar a Su Iglesia y luego establecerá su Reino Milenial, Jn.14:3; Apoc. 10:6

Juzgará a los vivos y los muertos, a los ángeles caídos, y, al poner a todos sus enemigos bajo

sus pies, reinará con el Padre en la Nueva Jerusalén por siempre, I Cor. 15; Ap. 20-22

VII. DEBEMOS PREDICAR Y ENSEÑAR TODO EL MENSAJE DE DIOS. Mat. 28:18

La Iglesia Evangélica Amigos debe predicar y enseñar todo el mensaje de Dios:

EL PROCESO DE LA SALVACIÓN Y LA SANTIFICACIÓN

Dios es amor y misericordia; y también santidad, justicia y fuego consumidor. Mat. 25:41; Heb. 10:31

La caída del hombre y los extremos terribles de su depravación. Rom. 1 y II Tim. 3:1-5

El amor de Dios al enviar a Su Hijo Unigénito para salvarnos, Juan 3:16.

El llamado del Espíritu Santo al corazón del hombre para arrepentirse y buscar a Dios. Juan 16:7-8

La respuesta del hombre usando su libre escogimiento: aceptarlo o rechazarlo. Juan 1:12; I Juan 1:1-2

El arrepentimiento: dolor por haber pecado, cambiar de dirección y pedir perdón. Luc. 15:17-21

El nuevo nacimiento como una nueva vida con un comienzo claro y definido. Juan 3:3

La regeneración como una obra del Espíritu Santo en el corazón penitente. Juan 5:24; II Cor. 5:17

La adopción como hijos de Dios y la certeza de la salvación dada por el Espíritu Santo. Rom. 8:14-17

El crecimiento espiritual del nuevo convertido: el discipulado. I Cor. 15:58; II Pe. 1:3-8

La crisis ante el llamado a obedecer totalmente al Espíritu Santo.  Rom. 7:14-25;  Gál. 5:16-18

La entera consagración por parte del hombre, y la entera santificación por parte de Dios. Gál 2:20

Negarse a uno mismo, llevar la cruz cada día y seguir a Jesucristo. Luc. 9:23

El fruto del Espíritu como prueba que el cristiano se ha separado enteramente del mundo. Gál. 5:22-25

La perseverancia en la fe y la esperanza de nuestro encuentro con Jesucristo. Judas 24-25; I Tes. 5:23-24

El cielo como el hogar de los salvos para vivir con Cristo por la eternidad. Juan 14:1-3; Ap. 21:1-7

El cuidado en nuestra vida espiritual porque la salvación puede perderse. II Pe. 2:21-22

El infierno como castigo eterno para los que rechazan la salvación. I Tes. 1:6-10; Mat. 13:50

VII.    LA MÚSICA MODERNA CONTEMPORÁNEA – MCC:

UN VEHÍCULO SUTIL PARA PROMOVER EL ECUMENISMO

Casi ha desplazado la música acumulada por las iglesias evangélicas durante cinco siglos.

Su mensaje es muy superficial y de poco contenido teológico evangélico protestante.

Es cantada por cristianos, miembros de sectas y aun no cristianos, pues no compromete con

lo que afirma, ya que no alude a los temas distintivos del cristianismo evangélico.

Es indefinida, por ello promueve sutilmente el ecumenismo o unificación de todas las ramas

del cristianismo, primer paso para una posterior unión con las religiones no cristianas.

Usa los mismos ritmos de la música secular de la cual no se diferencia.

Al no escucharse las palabras se confunde con los ritmos populares mundanos.

Apela a la sensualidad y a la danza y no profundiza en las demandas morales al cristiano.

Menciona poco a nada a Dios y a Cristo, o lo hace sin definirlo más en detalle bíblicamente.

Evita los temas del pecado, arrepentimiento, castigo eterno, llevar la cruz, negarse a sí

mismo, el camino estrecho, y otros términos que sí comprometen al que canta y al que oye.

Por ello algunos de estos cantos insípidos hasta se comercializan en las radios seculares.

Se canta ininterrumpidamente por largos períodos, con aplausos, danzas y movimientos

para producir estados de éxtasis.  Muchas veces disminuye el tiempo de la predicación.

Muchos prefieren cantar más, que dar tiempo para la predicación expositiva de las Escrituras. Pareciera que se canta más a Dios y casi no se le permite que El hable.

Es curioso que mucha música moderna no hable de la encarnación, de la Navidad, de los sufrimientos, muerte y resurrección de Cristo, del perdón por Su sangre, y otros temas, también pasados por alto por el gnosticismo y el pensamiento positivo. Aunque se le ha llamado “música de alabanza”, no debería ignorar los temas ya mencionados.

Alabado el gran manantial, que de sangre Dios nos mostró,

alabado el Rey que murió, su pasión nos libra del mal.

Lejos del redil de mi dueño, vime mísero, pequeño, vil,

Lávame le pude decir, y nívea blancura me dio”.

En este viejo canto de alabanza, sí se menciona la pasión y muerte de Cristo, su sangre expiatoria, el pecado y la miseria humana, el arrepentimiento y la conversión.

“Cristo nació en un pesebre, la amarga copa bebió.

Cual inocente cordero en el calvario murió.

Resucitó de la tumba y al cielo ascendió,

Mas pronto viene en su gloria, esta promesa nos dio”.

En una sola estrofa de este otro himno se halla casi todo nuestro credo: el nacimiento de Cristo, Sus sufrimientos y muerte expiatoria como el Cordero de Dios, Su resurrección, ascensión y Su segunda venida. Un buen contraste con muchos himnos enteros que no mencionan a Cristo, ni hablan de Su obra.

Si hacemos a un lado el tesoro teológico y doctrinal del “Himnario Corazón y Vida”, habremos desechado una valiosa enseñanza bíblica para la vida cristiana. Es triste que muchos creyentes e iglesias sigan siendo seducidos por la MCC, sin darse cuenta de que están cantando música sin mayor contenido bíblico, solamente complaciendo sus sentidos, difundiendo conceptos erróneos y contribuyendo al ecumenismo que finalmente entronizará al Anticristo.

Las iglesias Amigos deberían escoger cuidadosamente los cantos que se utilizan en la adoración en la Iglesia, y no escoger meramente lo que está sonando en las radios.

IX.   NUESTRA IDENTIDAD EVANGÉLICA AMIGOS.

A.  VALORES QUE DEBEMOS CONSERVAR.

El sistema de Asambleas: junta mensual, junta trimestral o de distrito, junta anual, porque distribuye la autoridad y cada miembro tiene voz y voto, dignifica al hombre y lo hace responsable de participar en las decisiones.

Las sociedades de caballeros, femeniles y juveniles, porque también distribuyen la autoridades, en vez de que se centralice en una pocas manos y haya dictaduras.

Mientras el mundo se dirige a la globalización, y la Iglesia al Ecumenismo bajo el liderazgo del falso profeta, los Amigos evitamos que pequeños grupos o élites tomen las decisiones.

La Sociedad Benéfica como custodio de los bienes inmuebles de la Iglesia para evitar que rasgada por facciones disidentes.

La Escuela Dominical con lecciones bíblicas oficiales que unifiquen la enseñanza.

La Junta Anual con participación de los pastores jubilados, pues amamos la experiencia acumulada en la vida y en el servicio por nuestros obreros mayores.

El Seminario Teológico Berea con más de 80 años de experiencia en la formación de obreros y depositaria de la herencia espiritual, doctrinal, cultural, en la fe y práctica de los Amigos, acumulada y transmitida por quienes nos antecedieron.

Si ya no es posible sostener Conferencias Anuales para toda la Iglesia, debe propiciarse la celebración de conferencias regionales y distritales.

Los predicadores de otras denominaciones deben ser debidamente seleccionados e informados acerca de nuestra posición teológica antes de ser invitados a nuestras iglesias.

El Himnario Corazón y Vida debe ser utilizado nuevamente con nuevo entusiasmo, pues se trata de una colección de mensajes bíblicos y sermones cantados, que son una recopilación de los últimos cinco siglos del cristianismo universal. Esto no quiere decir que no se incorporen nuevos cantos debidamente escogidos, que procedan de autores cristianos evangélicos y tengan un mensaje bíblico definido, con música que se distinga como reverente y solemne, y no se confunda con los ritmos mundanos de rap, rock, pop, cumbia, merengue, etc.

Las misiones que la Iglesia Amigos abra en otros lugares deben ir en su nombre, identificarse con ella y transmitir sus doctrinas, como lo hicieron quienes nos trajeron el evangelio a Guatemala.

Anuncios