EL VERDADERO DON DE LENGUAS YA CESÓ

ESCRITO POR: CARLOS MARROQUÍN VELEZ

El Dios supremo: el Padre, y el Dios unigénito: el Mesías Jesús  (Jn.1:18) han dado una serie de dones espirituales a su Iglesia, sin embargo, Satanás ha FALSIFICADO algunos de esos dones, y hoy se están haciendo pasar como si fueran dones de Dios, cuando en realidad son grotescas FALSIFICACIONES satánicas de esos dones espirituales.
Veamos lo que enseñó el apóstol Pablo: “28 Y a unos puso Dios en la Iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. 29 ¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Hacen todos milagros? 30 ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Hablan todas lenguas? ¿Interpretan todos?” (1Co.12:28-30). Observe bien ese texto de Pablo. Él hace una serie de preguntas, todas las cuales tienen por  respuesta “NO”. Una de esas preguntas es: “¿hablan todos lenguas”?, la respuesta obvia es NO. Sin embargo, ¡¡Satanás ha falsificado ese don de lenguas!!, como veremos después, y ha engañado a millones de “cristianos” haciéndoles creer que todos los cristianos “bautizados en el espíritu” tienen de hablar en lenguas, y si usted no habla en esas “lenguas” pentecostales o carismáticas, entonces usted no está lleno del espíritu santo, es decir, es un cristiano de segunda clase, un carnal. Pablo dijo bien claro en ese pasaje que NO TODOS LOS CRISTIANOS HABLAN EN LENGUAS, por lo tanto, la doctrina pentecostal de que todos los cristianos han de hablar lenguas como señal de haber sido “bautizados en el espíritu santo” es una vulgar MENTIRA de los líderes pentecostales.

Más adelante, Pablo escribió lo siguiente: “8 El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. 9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; 10 mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.” (1Co.13:8-10).
Pablo dijo que el amor verdadero nunca dejará de existir, sin embargo -según Pablo- las profecías se acabarán, CESARÁN LAS LENGUAS, y el conocimiento o ciencia acabarán. En la época de Pablo el conocimiento PROFÉTICO de la Iglesia era PARCIAL, sin embargo, cuando viniera LO PERFECTO o completo (que es lo mismo), entonces ese conocimiento profético parcial daría lugar al conocimiento profético COMPLETO o perfecto. Por lo tanto, observe bien lo siguiente: Pablo dijo que PRIMERO CESARÍAN LAS LENGUAS, es decir, el don verdadero de lenguas terminaría ANTES de que llegara LO PERFECTO, o LO COMPLETO (ya que la palabra griega tiene los dos significados). Ahora bien, ¿qué es lo completo? Muchos dicen que es la Segunda Venida del Mesías, sin embargo, eso es falso, porque Pablo dijo “LO” perfecto o completo, ¡¡no menciona a Jesús  por ninguna parte!! ¿Qué es lo que estaba aun incompleto en la época de Pablo?, lo incompleto era el CONOCIMIENTO DE LA PROFECÍA, ya que Pablo solo tenía PARTE de ese conocimiento profético, como dice en el versículo 10. En la época de Pablo el conocimiento profético era INCOMPLETO dentro de la Iglesia del Mesías, por la sencilla razón de que quedaba por venir la PROFECÍA por excelencia: EL APOCALIPSIS, la Revelación de Jesús , el Mesías: “1 La revelación de Jesús , el Mesías, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, 2 que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesús , el Mesías, y de todas las cosas que ha visto. 3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.” (Ap.1:1-3). Ese conocimiento profético COMPLETO era el APOCALIPSIS. Por consiguiente, lo completo llegó cuando la profecía del Apocalipsis le fue revelada a Juan, a partir de entonces lo que se conocía en parte (la profecía) llegó a su fin, y ahora YA TENEMOS EL CONOCIMIENTO PROFÉTICO PERFECTO O COMPLETO con el Apocalipsis o Revelación de Jesús , el Mesías.
Pablo dijo que el don de lenguas cesaría ANTES de que llegara lo completo, es decir, ANTES de que fuera revelada la profecía del Apocalipsis el don de lenguas cesaría por completo, dejaría de existir. ¿Ocurrió esto en la Iglesia?, ¡claro que sí! El don de lenguas es mencionado únicamente en el libro de Hechos, y en la primera epístola de Pablo a los corintios, ¡¡EL RESTO DE LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO YA NO MENCIONAN EL DON DE LENGUAS DENTRO DE LA IGLESIA DE DIOS!!, ¿por qué?, ¡por la sencilla razón de que este don ya había CESADO antes de que se escribiera el Apocalipsis! Esto demuestra sin ninguna duda que el verdadero don de lenguas YA NO EXISTE, porque cesó en la época apostólica, antes de que llegara lo completo, es decir, la Revelación del Mesías, el Apocalipsis.

Por lo tanto, la jerigonza demencial que ahora hablan los “cristianos” pentecostales en sus cultos, o en privado, NO ES EL VERDADERO DON DE LENGUAS, SINO UNA FALSIFICACIÓN SATÁNICA DE ESE DON.

El grotesco espectáculo de los “pentecostales”

Hace unos meses estaba viendo por televisión un “culto pentecostal”, emitido por RTV Amistad, una emisora de radio y televisión “evangélica-pentecostal” española, cuyo director y fundador es el “evangelista pentecostal” Lisardo Cano Montes. Lo que vi en ese “culto de milagros y sanidades” fue un SHOW ANTICRISTIANO, GROTESTO, Y DEMENCIAL. Lisardo Cano tocaba a los feligreses que allí estaban, y estos SE TIRABAN AL SUELO. Digo que “se tiraban”, porque eso es lo que hacían, ¡ahí el espíritu santo no tiraba al suelo a nadie! ¡Ni el Señor, ni sus apóstoles tocaron jamás a nadie para que se tiraran al suelo!, sin embargo, toda esa pobre gente engañada se tiran al suelo cuando el “evangelista” les toca, porque si no se tiran al suelo, entonces les dicen que están endemoniados, o que son carnales, por lo tanto, para no quedar mal delante de todos, entonces todos ellos se tiran al suelo, porque todos lo hacen, es decir, ¡¡todo este repugnante y blasfemo espectáculo pentecostal forma parte de un grotesco

JUEGO estúpido y carnal!!

En la siguiente foto vemos al famoso “evangelista” pentecostal estadounidense Benny Hinn en uno de sus clásicos y populares espectáculos televisados, el cual es imitado por multitud de otros “pastores” y “evangelistas” pentecostales, como Yiye Avila, o el español Lisardo Cano.

En la foto de abajo vemos al “ungido” “pastor” andando en medio de una multitud de personas que se han tirado al suelo, pretendiendo que esa tirada por los suelos la ha producido el espíritu de Dios, por medio de Benny Hinn, ¡pura y nauseabunda blasfemia!

En la siguiente foto vemos al famoso “evangelista” pentecostal estadounidense Benny Hinn en uno de sus clásicos y populares espectáculos televisados, el cual es imitado por multitud de otros “pastores” y “evangelistas” pentecostales, como Yiye Ávila, o el español Lisardo Cano.

En la foto de abajo vemos al “ungido” “pastor” andando en medio de una multitud de personas que se han tirado al suelo, pretendiendo que esa tirada por los suelos la ha producido el espíritu de Dios, por medio de Benny Hinn, ¡pura y nauseabunda blasfemia!

En la foto de arriba le vemos “hipnotizando” a una de sus “ovejas”, haciendo pasar esa parafernalia y payasada como si fuera del espíritu de Dios.

Una de las más ridículas payasadas que el “pastor- evangelista” Lisardo Cano estaba haciendo, es coger su chaqueta, lanzársela a alguien de los que estaban allí, y este se tiraba al suelo. Otras veces eran varios los que se tiraban al suelo cuando recibían la “chaquetada” del “pastor”. ¡Todo ese espectáculo pentecostal no es más que una gran payasada anticristiana! ¿Se imaginan ustedes al Mesías Jesús , al apóstol Pedro o a Pablo arrojando sus túnicas a la gente para que se tiraran al suelo, y después decirles que era el espíritu santo quien los tiraba al suelo?

Muchos “creyentes” en estos payasos religiosos, sin embargo, dicen lo siguiente: “¿Y esos evangelistas pentecostales que sanan a otros y expulsan los demonios en el nombre de Jesús?” La respuesta es muy simple: Ellos creen que son siervos del Mesías, y evangelistas, creen tener el poder del espíritu santo, pero lo que hacen no es más que un grotesco espectáculo, lleno de gritos, engaños, falsos testimonios e histerismo demencial. Los supuestos endemoniados que se tiran por el suelo y gritan en esos “cultos de sanidad” o “campañas de milagros” no son más que ENFERMOS MENTALES que necesitan conocer el Evangelio verdadero de la gracia de Dios. Sin embargo, en lugar de predicarles el verdadero Evangelio, ¡¡esos falsos evangelistas les dicen que tienen demonios dentro!!. Obviamente esas “ovejas” engañadas y trasquiladas se lo creen, y entonces se dejan que les pongan las manos esos falsos evangelistas, para echarles fuera del cuerpo el supuesto demonio. Cuando el “endemoniado” o “endemoniada” se queda sosegado, entonces les dicen que los espíritus demoníacos han salido fuera del cuerpo, y de esta manera el “pastor” o “pastores” que toman parte en ese repugnante show quedan ante los demás como unos santos y espirituales “hombres de Dios” dentro de su iglesita o secta.
En los espectáculos milagreros de los shows pentecostales lo que vemos no es el don de sanidades, sino UNA FALSIFICACIÓN SATÁNICA DE ESOS DONES DE DIOS. El Señor Jesús  daba vista a los ciegos, los cojos andaban, los leprosos eran limpios, los muertos resucitaban, etc. Sin embargo, ¡ninguna de esas sanidades ocurren en las populares “campañas de milagros” que montan esos FALSARIOS de fama mundial.

Quiero dejar claro que yo NO estoy negando que Dios pueda sanar hoy de forma milagrosa. El es soberano, y puede sanar a quien quiera, cuando quiera y como quiera. Lo que estoy negando es que hoy exista el don de sanidades, y también niego que ese don lo tengan esos engañadores y astutos “evangelistas” falsos que predican su falso evangelio arminiano y sus doctrinas perversas de demonios, como la satánica doctrina del rapto de la Iglesia antes de la tribulación, predicada fanáticamente por el “evangelista” pentecostal de Puerto Rico Yiye Avila, que vemos en las dos fotos siguientes.

Si hoy existiera el verdadero don de sanidades, ningún cristiano estaría enfermo, ni cojo, ni ciego, ni manco, ya que serían tocados por los portadores de ese don, y serian sanados, tal como hacía el Mesías Jesús.

En el futuro volverá a existir el don de sanidades, ¡pero eso será CUANDO EL SEÑOR VENGA EN GLORIA A REINAR!, entonces los ciegos verán, los cojos andarán, y los muertos resucitarán (1Co.15:50-54,1Ts.4:15-17).

La falsificación del verdadero don de lenguas y del don de sanidades

Veamos ahora cual era el verdadero don de lenguas que hablaron los 12 apóstoles en el día de Pentecostés, cuando fueron llenos del espíritu santo (Hech.2).
El verdadero don de lenguas era el don DE IDIOMAS, ¡¡no se trataba del estúpido y carnal balbuceo infantil que hoy hablan los carismáticos papistas y los pentecostales “evangélicos”!!

El día de Pentecostés los 12 apóstoles del Mesías fueron bautizados con el espíritu santo (Hch.1:5), es decir, fueron llenos del poder de Dios, y comenzaron a hablar en otras lenguas (idiomas) según el espíritu les daba que hablasen (Hch.2:1-4).No se imagine que los apóstoles comenzaron a hablar la jerigonza que hoy hablan los pentecostales y carismáticos papistas. Los verdaderos apóstoles del Mesías llenos del espíritu santo no comenzaron a proferir estúpidas expresiones como “Siva vava, ravavava”, etc. Esas expresiones son totalmente carnales, diabólicas, grotescas, producto de la mente de quien las profiere, y en otros casos pueden estar inspiradas por el mismo Satanás. Los verdaderos discípulos del Mesías comenzaron a hablar en IDIOMAS DE OTRAS NACIONES, ¡en lenguas verdaderas!, como las de los partos, elamitas, árabes, griegos, etc. (Hch.2:5-11).

Cuando Pablo mencionó el don de LENGUAS (1Co.12:10), ¡se estaba refiriendo al mismo don de idiomas que se manifestó el día de Pentecostés en Jerusalén!. La palabra griega utilizada es exactamente la misma en ambos textos: “glossa”, que significa IDIOMA HUMANO, ¡¡esas eran las lenguas que hablaron los apóstoles y los cristianos de Corinto, este era el verdadero don de lenguas!! Sin embargo, lo que hoy vemos en la cristiandad apóstata y pentecostaloide es una imitación grotesca y diabólica de los dones del espíritu santo, especialmente del don de lenguas, y el don de sanidades.

Los “pastores” y “evangelistas” pentecostales, así como los sacerdotes papistas carismáticos, afirman que los dones de profecía, de milagros y de sanidades se repiten en sus “cultos” de adoración y de “milagros”. Ellos dicen que Jesús  sigue haciendo los mismos milagros que hacía hace casi dos mil años. ¡Esa afirmación no es más que una blasfemia y una vulgar mentira diabólica! ¡Nada de eso sucede en sus “cultos” o reuniones. En los espectáculos milagreros de los “evangelistas” pentecostales lo que vemos no es el don de sanidades, sino UNA FALSIFICACIÓN SATÁNICA DE ESE DON DEL ESPÍRITU. El Señor Jesús  daba vista a los ciegos, los cojos andaban, los leprosos eran limpios, los muertos resucitaban, etc., es decir, todas esas sanidades eran sanidades ORGÁNICAS y reales; todos, incluidos los enemigos de Jesús , se maravillaban al ver completamente sanadas a esas personas. Sin embargo, ¡ninguna de esas sanidades ocurren en las “campañas de milagros” que montan esos FALSARIOS  “evangelistas” y sinvergüenzas de fama mundial, los cuales han montado verdaderos imperios económicos-religiosos, Biblia en mano (como Yiye Avila, Benny Hinn y muchísimos más). Esas sanidades tampoco ocurren en Lourdes ni en Fátima, centros papistas de idolatría pagana-satánica mariana.
Los “evangelistas” mencionados que montan esos espectáculos falsos y grotescos son unos engañadores astutos, ellos mienten a miles de personas lisiadas o enfermas, diciéndoles que “Jesús” los va a sanar en sus reuniones, o cuando les “imponen las manos”, sin embargo, en sus “campañas de milagros” NADIE ES SANADO EN REALIDAD. Las supuestas “sanidades” que a veces ocurren son FALSAS. Esos farsantes, con su poder “hipnotizador” y de convencimiento, les convencen a todas esas pobres gentes enfermas que han sido sanados, y les hacen testificar delante de los feligreses de la secta para que digan que están sanos, la gente obviamente se lo cree, y el “evangelista” de turno queda como un santo varón lleno del espíritu, ¡pero no saben esos millones de personas engañadas e ignorantes que todos esos espectáculos milagreros son un burdo ENGAÑO SATÁNICO a escala mundial!. Citaré las sabias palabras de un pastor evangélico de España, llamado J. Candeas, el cual dice lo siguiente sobre el falso evangelio predicado por estos predicadores pentecostales:

“Los que conocen el Evangelio de la Gracia Soberana de Dios saben que los grupos pentecostales y carismáticos no predican este Evangelio, sino otro espurio, antropocéntrico, arminiano. No tenemos más tiempo ni espacio para extendernos en este escrito y a quien quiera pedirlo, se le enviará gratuitamente lo que los pentecostales predican en verdad. Pero sí añadiremos, como muestra del Evangelio falso que predican los grupos pentecostales y carismáticos, las siguientes citas, oídas en sus reuniones y en sus escritos: Cuando se dirigen al hombre predicándole el modo de ser salvo, le dicen: “Tú puedes venir a Cristo y serás salvo”. Esto es una mentira satánica. La Palabra de Dios dice lo contrario: “Ninguno puede venir a Mí, si el Padre que me envió no le trajere. ” (Jn. 6:44). También les dicen ellos al hombre: “Si tú quieres, puedes ser salvo.” Es otro engaño del evangelio falso que ellos predican. La Palabra de Dios dice lo contrario: “Y no queréis venir a Mí” (Jn.5:40) También le dicen al hombre que él puede abrir su corazón al Mesías, engañándole siempre con estas palabras falsas, porque la Palabra de Dios dice que es el Señor Quien abre el corazón de las personas: “Entonces una mujer llamada Lidia, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. “(Hech. 16:14). No hay ni un sólo versículo en la Biblia en que veamos a Jesús o a los apóstoles decirles a los hombres el “tú puedes” carismático o pentecostal. Jesucristo, y cualquiera de los apóstoles, hablan imperativamente: “Tienes que creer”, “Venid a Mí”, “Arrepentíos” y cuando predicamos el Evangelio de la Gracia Soberana, el elegido de Dios recibe, juntamente con la Palabra, el Poder del Espíritu para recibir la Vida y entonces sí creer, arrepentirse, etc. Todos los seres humanos nacen muertos espiritualmente y un muerto no puede oír, ni obedecer lo que se le ordene. Pero cuando el Mesías está trabajando en ese muerto, éste sí obedece: ¡Lázaro, Ven fuera! gritó el Señor, y Lázaro obedeció. Hubiera sido un evangelio falso, decirle: “Lázaro, tú puedes salir fuera”, porque un muerto no puede hacer nada. El Evangelio: de la Gracia Soberana le manda a los muertos espirituales y éstos, por el Poder del Espíritu, son resucitados y obedecen. No predican el Evangelio de la Gracia Soberana de Dios los pentecostales o carismáticos, sino el falso evangelio del poder del hombre, que por un acto de su “libre” albedrío, “puede” abrir su corazón, “recibir” al Mesías y “ser salvo.” Este evangelio de obras no es el genuino, por Gracia, en donde Dios lo hace todo y la salvación es Suya desde la A hasta la Z, “porque no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” (Rom. 9:16)

Análisis de Marcos 16:17-18

Los líderes y “evangelistas” pentecostales y carismáticos siempre esgrimen el famoso pasaje de Mr.16:17-18 para fundamentar sus respectivos “ministerios”, sin embargo, como veremos ahora, ellos tergiversan y malinterpretan ese pasaje bíblico, para su propia condenación!

El Señor Jesús  no se refería en ese texto a todos los seres humanos que creyeran en él, sino a una clase de discípulos suyos: los doce apóstoles. El día de Pentecostés los 12 apóstoles hablaron nuevas lenguas, también echaron fuera demonios en el nombre de Jesús , y sanaron por imposición de manos (Mt.10:5-8). Jesús  les dio solo A LOS DOCE esa autoridad, ¡solo a ellos!, no a toda la Iglesia.

Los ministros pentecostales de la cristiandad NO tienen esa autoridad o poder que tenían los 12 apóstoles del Mesías, pues ellos, ni tienen el don de lenguas, ni sanan a nadie por imposición de manos.

Las falsas sanidades que se realizan en sus “cultos” o “campañas” no tienen que ver NADA con el verdadero don de sanidades practicado por el Señor y sus doce apóstoles.
Jesús  sanaba de verdad, y a todos los que iban a él. ÉL NO LOS DEJABA IGUAL DE ENFERMOS O LISIADOS QUE ANTES, SINO QUE ERAN COMPLETAMENTE SANADOS, ¡esto jamás se ve en dichos “cultos” pentecostales o “campañas de milagros”!, lo cual demuestra a todas luces que esos falsos evangelistas pentecostales de fama mundial han FALSIFICADO esos dones de milagros y de sanidades, además del don de lenguas. Al final esos falsos ministros del Mesías, si no se arrepienten ahora, tendrán su merecido. Observe como en el día del juicio de las naciones, cuando el Mesías Jesús  venga en gloria a la tierra, y se siente en su trono glorioso para juzgar a los vivos, muchos de esos MINISTROS PENTECOSTALES discutirán con el Señor, afirmando que ellos echaron fuera demonios, que profetizaron y que hicieron muchos milagros, ¡todo en el nombre de Jesús !; pero el propio Jesús  les dirá que NUNCA LOS CONOCIÓ, y los apartará de su lado por FARSANTES y engañadores (Mt.7:15, 22-23).

Termino este escrito volviendo a citar al pastor evangélico J. Candeas, el cual dice estas tremendas y sabias palabras sobre las falsas sanidades de los líderes pentecostales:

“Recién convertido asistí a una convocatoria pentecostal. Fue la primera y última vez que entré a una convocatoria de este tipo, porque lo que vi. allí me espantó, y me hizo aborrecer el pentecostalismo para siempre. El “ungido” de turno, venido desde América, había sido anunciado por toda la ciudad con grande aparato propagandístico. Se invitaba a todos a venir al lugar en donde el “ungido” predicaría el “evangelio” y sanaría a todos los enfermos. Sentado en mi butaca presencié, con dolor de corazón, lo que el príncipe de este mundo es capaz de inculcar en los corazones de sus siervos. El “evangelio” predicado fue una serie de textos que hablan de sanidad, muy mal interpretados, con los que bombardeó la psique de los presentes. Luego, el payaso religioso hizo levantar a todos los presentes (yo no me levanté) y a todos, inconversos y creyentes que habían en la sala, les hizo “rezar” ¡¡el Padrenuestro!! Y al fin, entre sollozos y a gritos, invitó -a los enfermos “que tuvieran fe” que se levantaran sanados. No sanó a nadie. Y a la salida, vi a muchos de los enfermos llorar llenos de pena porque no habían sido sanados. ¿Son salvos estos hijos de Satanás y los que siguen sus enseñanzas?. Más adelante supe que este “sanador” había tratado de curar a la hija inválida de un policía, y como tampoco la sanó tuvieron que meterse por medias varias personas a fin de evitar que el padre de la niña, viendo a su hija llorar desilusionada, le diera una paliza al “ungido.”

En el futuro volverá a existir el verdadero don de sanidades, ¡pero eso será únicamente CUANDO EL SEÑOR Jesús, el Mesías, VENGA EN GLORIA A REINAR!, entonces es cuando los ciegos verán, los cojos andarán, y los muertos resucitarán (1Co.15:50-54,1Ts.4:15-17).