Según un artículo 2003 en Forbes Magazine las grandes iglesias son grandes negocios. Los investigadores encontraron que en 2003 había 740 súper iglesias cada una teniendo un promedio de 6,876 participantes. Los ingresos netos medios de cada una eran de 4.8 millones de dólares en el momento del estudio. El artículo de Forbes declara, “el acercamiento empresarial ha contribuido al crecimiento explosivo de las súper iglesias“.

 

¿Es el espíritu empresarial o el Espíritu Santo que atrae a los convertidos a esta nueva religión? Unos solían decir que el amor del dinero es la raíz de todo el mal y el hombre rico (como el camello) estará para siempre fuera del reino. ¡La transformación de la iglesia del milenio es todo sobre el capitalismo cristiano, aquel que el libre mercado ha puesto en libertad será libre en efecto!

 

Unos podrían pensar que poniendo sus últimos cientos de dólares en la canasta que pasan en las iglesias como “el dinero de fe de semilla” se parece mucho al juego de azar o a la compra de un boleto de lotería para hacerse rico rápidamente.

 

Por todo esto jamás sería yo un evangélico…¡es una porquería de religión!…¡Y no se escandalicen como viejas cucufatas,eh!