Pronto llegará el día que todo tendrá que terminar, pero mientras tanto; ¿Qué sucederá? Debo hacer algo distinto en mi rutina diaria, quizás deba ejercitarme, empezar a leer un libro, terminar algo que empecé hace un tiempo y lo he ido posponiendo y ahora creo que es el tiempo propicio para empezar. Muchas veces hemos pospuesto más de alguna cosa, sea una relación, aprender un nuevo idioma, hacer algo que no deseo terminar, pero tarde o temprano tendré que dejar de posponer las cosas. ¿Temor?, ¿Desesperanza?, ¿Cansancio? Excusas siempre existen; siempre las tendremos en todo lo que hagamos. Pero más que excusas diría que es temor a terminar algo, o nos quedamos sin esperanza en la vida. No tener esperanza en la vida sería algo como dejar de respirar 5 o 10 minutos. El día que dejemos de respirar, será cuando estemos muertos. La esperanza no debemos perderla tan fácil; una persona que perdió sus esperanzas en el futuro es alguien que está muerto en vida, no tiene deseos de hacer algo por él mismo, o terminar algo que inició pero que lo pospuso por mucho tiempo, y ahora que está preparado para retomarlo, no lo hace. ¿En qué está pensando?, ¿Qué ideas le vienen a la mente? Temor a saber con qué se enfrentará más adelante. Todos en más de alguna ocasión hemos sentido temor, temor al fracaso, temor a la soledad, nadie está exento de no sentir temor. Siempre existirá el temor en nuestros cuerpos y nuestras emociones nos lo harán saber.

            Vivimos prácticamente con temor toda nuestra vida. Le tenemos temor a la muerte, temor a terminar enfermos y que no exista cura para nuestra enfermedad, temor a la soledad, temor a no terminar de cerrar los círculos que tenemos abiertos y sabemos que si no cerramos esa etapa de nuestra vida, no estaremos felices. Lo más difícil es cerrar los círculos que hemos abiertos, miedo a dejar una relación que terminó hace uno o tres años, pero que la recordamos como si fue ayer. Esa relación termino hace mucho tiempo atrás pero todavía vivimos con esos recuerdos en nuestra mente y en el corazón, debemos dejarla ir, cerrar ese círculo me permitirá conocer a alguien más. Cerrar esa puerta me hará estar feliz, pero no tengo el valor suficiente para hacerlo; me trae recuerdos, siempre existirán los recuerdos, pero la persona ya no está. Si no está, ¿porque debo vivir en esa relación si no existe más? Por temor que los recuerdos se pierdan. Los recuerdos quedarán pero debo dejar ir a la persona, un lazo invisible me une a ella o a él; debe llegar el día de decirle adiós, y ese adiós es el último paso, y debo darlo.

            Un día estaremos preparados para terminar lo que tenemos pendiente; ese día debe llegar, y en nosotros está que terminemos lo que hemos detenido por mucho tiempo, ese miedo a enfrentar algo, debo hacerlo, aunque el miedo y el temor me paralicen, debo terminar lo que tanto tiempo pospuse. El miedo puede detenerme, tal vez lo logré por unos momentos, pero mi fuerza de voluntad debe ser más fuerte que el miedo que me paraliza; recordar que los primero momentos tendré miedo a enfrentar lo que pospuse, pero después ese miedo desaparecerá lentamente; se esfumará muy despacio, al hacerle frente a mis temores, se irán, ¡eso es seguro! Nada en la vida es eterno, incluso el miedo y el temor. Todo lo que mis ojos ven, lo que mis manos palpan desaparecerán, pero cuando ese día llegue podré estar tranquilo, porque todo lo que pospuse logre terminarlo, enfrente mis temores; la esperanza y la fuerza de voluntad pudieron más que mis temores y mis miedos. Podemos decir que la esperanza es un estado de ánimo en ver aquello que nos ha sido prometido o algo que deseamos. Es algo por lo que luchamos sin verlo, sin saber que lo lograremos pero tenemos un deseo de lograrlo. La esperanza para los cristianos es estar al lado de Dios, a quien no han visto pero saben que un día lo verán, eso es esperanza, confiar en algo o alguien que no conocemos y sabemos que lo veremos. Por eso la esperanza es lo que nos mantiene vivos, es lo que nos da las fuerzas para seguir adelante, para luchar por nuestros ideales, tendremos que luchar muy duro para alcanzar lo que deseamos, pero sabemos que un día lo lograremos

Anuncios