Cada tentación es una oportunidad de crecer. Cuando vamos madurando espiritualmente, la tentación puede convertirse en un paso más para ir creciendo. La tentación nos proporciona la elección de hacer lo correcto o no: nosotros decidimos.

A medida que vamos madurando, nuestro carácter se va pareciendo más al de Cristo, pero para esto debemos conocer Su carácter, a través del Fruto del Espíritu: Cuando es Espíritu Santo controla nuestras vidas, él producirá este tipo de fruto en nosotros: amor, alegría, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y auto-control. Gálatas 5.22-23
Tener el fruto del Espíritu, es ser como Cristo. Dios desarrolla el fruto del Espíritu en tu vida, permitiéndote experimentar circunstancias en las que seas tentado para producir exactamente la cualidad contraria. El desarrollo del carácter siempre involucra una elección, y la tentación proporciona esa oportunidad. *De que manera veo esto en mi vida?. Piensa en situaciones de tu vida. La integridad se construye derrotando la tentación a ser deshonestos. La humildad crece cuando nos negamos a ser orgullosos.
Desarrollas la paciencia cada vez que rechazas la tentación de rendirte
Como opera la tentación?
1- Satanás identifica un DESEO dentro de vos, puede ser pecaminoso, como de venganza o manipular a otros, o puede ser legitimo y normal, como ser amado y valorado o sentir placer. Satanás te sugiere que cedas a un deseo malo o que se cumpla un deseo legitimo de manera equivocada o en el momento errado. De ahí que tenemos que tener cuidado con los atajos.
Muchas veces pensamos que la tentación está alrededor nuestro, pero Dios dice que está DENTRO nuestro. Si no tuvieras ningún deseo interno, no podría atraerte. La tentación SIEMPRE empieza en tu mente, nunca en las circunstancias. Marcos 7.21-23
2- El segundo paso es la DUDA. Satanás trata de conseguir que dudes de lo que Dios ha dicho sobre el pecado: es realmente malo? es verdad que Dios dijo que no lo haga? no será que Dios dio esta prohibición para otra persona o para otra época? acaso Dios no quiere que yo sea feliz? Hebreos 3.12
3- El ENGAÑO es el tercer paso. El diablo es incapaz de decir la verdad, cualquier cosa que te dirá será falsa o simplemente una verdad a medias. Pero un pecado pequeño es como estar un poco embarazada, finalmente quedará en evidencia.
4- El cuarto paso es la DESOBEDIENCIA. Al final te comportarás como lo estuviste maquinando en tu mente. Lo que comenzó como una idea, al fin sale a la luz de la conducta.
Cedes ante lo que capta tu atención. Crees las mentiras de Satanás y caes en la trampa de la que te advierte Santiago1.14-16
Como vencer la tentación?
REUSA SER INTIMADO. Muchos cristianos se sienten mal al ser tentados, porque no están por encima de la tentación. Pero la Biblia nos dice que la tentación es una señal de que el diablo te odia, no de tu debilidad o mundanalidad (1º Corintios 10.13). Cuanto más te acerques a Dios, tanto mas querrá el diablo tentarte.
RECONOCE LO QUE TE TIENTA Y PREPÁRATE. Hay ciertas situaciones que te hacen mas vulnerables a la tentación que otras. Algunas te harán tropezar inmediatamente, mientras que otras no te molestarán mucho. Estas situaciones son particulares por tus debilidades y necesitas identificarlas porque satanás las conoce con toda seguridad. Preguntate cuándo te sentís más tentado, dónde, cuando estás con quién, en qué lugar, en qué estado de ánimo.
Una vez que identificas tu modelo particular de tentación, prepárate para evitar esas situaciones tanto como sea posible. Efesios 4.27. no le demos ninguna oportunidad. La planeación sabia reduce la tentación. Proverbios 4.26-27; 16.17
PIDELE AYUDA A Dios. Salmo 50.15, Hebreos 4.15-16. Las tentaciones nos mantienen dependiendo constantemente de Dios. Así como las raíces crecen más firmes cuando el viento arrecia contra el árbol, cada vez que resistes una tentación te asemejas más a Jesús. Santiago 1.12
2 Timoteo 2.22 nos dice que huyamos de las cosas que suelen provocar malos pensamientos, y apégate a lo que provoque en ti el deseo de hacer el bien. (“Pasiones Juveniles”: un deseo fuerte y una intensa inclinación por alguna cosa, tales como gratificar los anhelos sensuales, el deseo de las cosas prohibidas, los gustos por lo malo, la codicia por las cosas que son de otro, y querer cosas, personas o experiencias que son contrarias a la voluntad de Dios. Aclaración extraída de la Biblia Plenitud)
Debemos de saber que siempre hay una salida. A veces pensamos que la tentación que estamos teniendo es insoportable, pero eso es una mentira del diablo. Dios prometió que no nos dará mas peso del que no podamos llevar. 1 Corintios 10.13
Por eso, para derrotar la tentación, es necesario que sepamos las claves:
Volver a concentrar tu atención en algo diferente. En ninguna parte de la Biblia se nos dice que debemos resistir la tentación, sino que debemos resistir al diablo. Se nos aconseja que volvamos a reenfocar nuestra atención, porque resistir un pensamiento no resulta. Cada vez que intentas bloquear un pensamiento en tu mente, lo grabas más profundo en tu memoria. Cuando lo resistes, en realidad lo refuerzas. No luches contra ese pensamiento, simplemente cambia el cauce de tu mente y procura interesarte en otra idea. La batalla contra el pecado se gana o se pierde en la mente. Cualquier cosa que atrape tu atención te atrapara a ti. Salmo 119.3
Alguna vez viste una propaganda de comida y te dio hambre?, o bostezar a alguien y te contagió?. Ese es el poder de la sugestión. En forma natural nos acercamos a cualquier cosa en la que nos concentremos. Cuanto más pienses en algo, más fuerte te retendrá.
La tentación empieza por captar tu atención. Lo que capta tu atención estimula tu deseo. Después tus deseos activan tu conducta y actúas con base en lo que sentiste. Cuanto más te concentres en NO QUIERO HACER ESTO, tanto más fuerte te atraerá hacia su red. Cuando tu mente está en otra cosa, la tentación pierde su poder. Así que cuando la tentación te llame por teléfono, no discutas con ella, simplemente cuelga. Para evitar que las abejas te piquen, quédate lejos del enjambre!
Espiritualmente, la mente es el órgano mas vulnerable, por eso para reducir la tentación, mantén tu mente ocupada por la Palabra de Dios y con pensamientos buenos. Filip. 4.8; Prov. 4.23; 2 Cor. 10.5
Revela tu lucha a un amigo consagrado o a un grupo pequeño. Es necesario que le comentemos a un amigo de confianza nuestra tentación, porque así podremos ser ayudados en oración, aliento, palabras y sustento. Eclesiastés 4.9-10. Si escondes tu dolor, lo intensificas
Resiste al diablo. Después de humillarnos y de ponernos en manos de Dios, debemos desafiar al diablo (Santiago 4.7. Efesios 6.17) para resistir al diablo en primer lugar debemos ser hijos de Dios, y en segundo lugar, usar la Palabra de Dios como tu arma contra Satanás.
Percátate de tu vulnerabilidad. Dios nos advierte: “Nunca debemos ser arrogantes ni confiados en exceso, esto es la receta para el desastre”. Jeremias17.9. Significa que somos buenos para engañarnos a nosotros mismos. Nunca debemos bajar la guardia, ni pensar que la tentación no nos puede alcanzar.
No te coloques descuidadamente en situaciones tentadoras. Evítalas. Recuerda que es mas fácil huir de la tentación que salir de ella..
1 Corintios 10.12