http://apologista.blogdiario.comgeneral.phtml?title~=falsos+maestros

Los falsos maestros o profetas buscan dinero.

Juan 10: 12 y 13, dice: Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.

Una de las características del falso maestro es que no le importa las ovejas, o sea, los creyentes, sino que cuida del rebaño sólo con la idea de obtener beneficios propios. El falso maestro está en la iglesia no por amor a la congregación, ni al evangelio, sino por el dinero, o mejor dicho, por los diezmos y ofrendas.

2 Pedro 2: 1 al 3, dice: Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

En la segunda carta de Pedro, el apóstol advirtió sobre los falsos profetas y dijo que así como antes hubo en Israel falsos profetas, también los habrá en las iglesias. Dice que ellos negaran al Señor que los rescató, y esto nos habla de que el Señor los había limpiado y rescatado de sus pecados pero se apartaron de la verdadera doctrina. Tristemente, los falsos maestros son seguidos por muchas personas y la característica más común del falso profeta es que usa la fe de las personas para obtener dinero. ¿Y cómo lo hacen? Mintiendo.

Los falsos profetas son por lo general aquellos que se han hecho millonarios con la fe. Ellos viven en mansiones lujosas, tienen “ministerios” gigantescos, viajan por el mundo predicando “la palabra” aunque tuercen el sentido de las escrituras para sacar sus propios beneficios, y amenazan a la gente con el hecho de que si no dan sus diezmos serán maldecidos por Dios, etc, etc. Ellos profetizan mentiras para hacer que la gente envíe su “pacto” a fin de que, según dicen ellos, Dios haga realidad sus profecías. Ellos dicen algo así, como “si ustedes quieren ser prósperos en sus negocios, tomen el teléfono en este momento y hagan un pacto con Dios”. Y lamentablemente muchos lo hacen así.

El falso profeta tiene apariencia de piedad pero por dentro son lobos rapaces.

Mateo 7: 15 al 20, dice: Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

Por sus frutos los conoceréis, y tarde o temprano la verdad de un falso profeta se dará a conocer. Se los descubre en actos impíos, como por ejemplo, adulterio, borracheras, malversación de fondos, y en vicios como las drogas, el alcohol, etc. Al fin su verdadera identidad se da a conocer por sus frutos. También la verdad de los falsos profetas se descubre por los frutos de sus seguidores.

Jesús en cierta ocasión dijo:

Lucas 12: 1 y 2: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse.

Los falsos profetas dicen cosas que a la gente les agrada, y ellos profetizan siempre lo bueno y nunca lo malo.

Isaías 30: 9 al 10, dice: Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras.

El pueblo de Israel era rebelde y a los profetas les decían que profetizaran algo que sea agradable para ellos. Así como el pueblo lo pide porque no quiere ser reprendido y exhortado por el verdadero profeta de Dios, aparecen hombres que hacen lo que ellos piden con el fin de agradarles, y como se ha reiterado, sólo para obtener beneficios.

El falso profeta ve el negocio y allí va. Pablo le habló de esto a Timoteo. Veamos lo que dijo:

2 Timoteo 4: 3 al 4: Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

Pablo profetizó esto inspirado por el Espíritu Santo de Dios, y como es de esperar, ¡esos días llegaron! Lamentablemente la gente que hoy asiste a las iglesias pero no sufre la sana doctrina y por ello se juntan muchos falsos maestros que vienen y les dicen lo que ellos quieren oír. Esto es muy similar a lo que pasaba con el pueblo de Israel de antaño.

Veamos un ejemplo en el Antiguo Testamento:

Jeremías 6: 13 al 14 Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores. Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz.

El falso profeta es amado y querido

Lucas 6: 26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.

Los hombres hablan bien de los falsos profetas; en cambio, el verdadero profeta de Dios es aborrecido.

Lucas 6:22, dice: Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.

El falso profeta puede realizar milagros.

Mateo 24: 24 y Marcos 13: 22, dicen: Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

El falso profeta es una señal del fin

Mateo 24: 11 “Muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos”

También notamos que los falsos profetas tienen numerosos seguidores.

Conclusión

Estas son algunas de las características de los falsos maestros y profetas. Por tanto, espero que esto sirva de ayuda para que pueda Ud. tener el debido cuidado de no ser engañado por ellos. Nuestro SEÑOR JESUS dijo: Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes. (Marcos 13:23).

Anuncios