Siempre que leo algún libro de poesía, o veo alguna pelicula romántica, donde una pareja se jura amor de por vida, amor para toda la eternidad, siempre vienen momentos fugaces a mi mente, de tantos libros que he leído sobre el verdadero noviazgo, y de estar realmente enamorado de una persona en especial, o simplemente estar ilusionado con alguien en especial que se quiere y aprecia, y casi siempre termino mirándome a mi mismo.

Desde niño, he oído que se le tiene que pedir a Dios por la futura pareja de uno, y siempre me han enseñado que los cristianos no debemos de pedirle a Dios por una novia o por un novio, debemos de pedirle por un esposo o esposa, siempre terminaba confundiéndome a mi mismo, no tenia o hallaba salida a mis interrogantes; siempre he creído que Dios tiene a alguien especial para uno, sin importar el idioma, el color, o la distancia entre países, Dios no ve distancias, pero uno si ve distancias.

De todos los libros de amor que han escrito y quizás el mejor para mi ha sido el de Cantar de los Cantares, poesía pura, poesía que llega al corazón, palabras que hace que uno piense y vea que es el verdadero amor de una persona hacia la otra, pero pocas personas saben que este estupendo libro de poesía fue hecho de Dios para los hombres, nosotros sus hijos, pero es poesía real que exalta a lo sumo el verdadero amor.

Cantares 2:7 Yo os conjuro, o! hijas de Jerusalem, por las gamas, o por las ciervas del campo, que no despertéis, ni hagáis velar al amor, hasta que él quiera.

Muchas persona de hoy en día se preocupan por no tener a alguien a su lado, alguien que le abrece, que le diga que la quiere o que lo extraña, esas palabras quizás nunca lleguen a oírlas, porque tienen la vista cegada, y no ven a la persona que Dios les puso, podrá oírse tonto e irreal, pero las promesas de Dios son verdaderas y reales, las podemos ver, las podemos sentir en nuestros corazones y en nuestras vidas.

Muchos le cantan al amor, a las mujeres e incluso a los hombres, ¿será amor o será ilusión?, el verdadero amor es sublime, es real, es hermoso, es único, el verdadero amor hace cosas imposibles, espera, todo lo soporta, todo lo cree, todo lo cree, se goza en la justicia sobre todas las cosas no miente, se ama con todo el corazón, se espera por esa persona especial que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros.

En cambio la ilusión es pasajera, hoy esta mañana ya no esta, muchos dicen que “te quiero pero cuando te veo a mi lado” que gran mentira, que barbaridad, eso no es amor verdadero, eso es ilusión verdadera, si alguien quiere realmente espera por la persona que Dios tiene para cada uno de nosotros, mientras tanto el que esta ilusionado, hoy la quiere o lo quiere hoy, y al no estar con el o ella, ya la olvido, eso es amor ilusorio.

Mientras escribo estas línea viene a mi mente la historia de un amigo cercano a mi, “mi amigo salía con una señorita, pero se le podía ver que andaba con una y con otra, al no sentirse cómodo con la que salía, simplemente venia y buscaba a alguien mas, seria ese amor o seria ilusión amorosa, simplemente no lo se”.

Amor es creerle a Dios por esas persona especial que tiene para cada uno de nosotros, siempre me he dicho a mi mismo “cuando Dios tiene a alguien para ti, no importa el país o el idioma que hablen, cuando es de Dios, ambas personas sienten en sus corazones sensaciones que no pueden explicar, porque lo de Dios no se puede entender” Dios tiene a alguien en cualquier lugar del mundo, pero hay que confiar y creerle a Dios, Dios tiene a alguien para todos nosotros.

Cnt 4:1 HE aquí que tú eres hermosa, o! amor mío, he aquí que tú eres hermosa: tus ojos, de paloma entre tus copetes; tu cabello, como manada de cabras que se muestran desde el monte de Galaad.

Cnt 4:2 Tus dientes como manada de ovejas trasquiladas, que suben del lavadero: que todas ellas paren mellizos, y estéril no hay entre ellas.

Cnt 4:3 Tus labios, como un hilo de grana, y tu habla hermosa: tus sienes, como pedazos de granada, dentro de tus copetes.

Cnt 4:4 Tu cuello, como la torre de David edificada para enseñamientos: mil escudos están colgados de ella, todos escudos de valientes.

Cuando Dios tiene a alguien para nosotros, simplemente lo podemos sentir en nuestro corazón, sentimos que extrañamos a esa persona, sentimos que una parte de nosotros no esta completa, al encontrarla tenemos esa seguridad que esa persona es la que Dios tiene para nosotros, sentimos que la extrañamos, que la queremos y no podemos explicar como o el porque nos sentimos así, solo se que Dios actúa de formas que no podemos entender ni explicarnos, pero Dios ya ha contestado nuestras oraciones y nos ha dado a esa persona especial con la que vamos a pasar nuestras vidas, pero debemos de creerle, confiar en Dios, esperar en Dios, y sobre todas las cosas debemos de orar y darle gracias a Dios por esa persona que esta por allí.

1Co 13:1 Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido.

1Co 13:2 Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada.

1Co 13:3 Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.

1Co 13:4 El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

1Co 13:5 No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

1Co 13:6 El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.

1Co 13:7 Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.


El amor ilusorio termina rápido y ya no vuelve, hoy esta y mañana no esta, pero el verdadero amor permanece por y para siempre, pero esperar por esa persona podrá ser duro para algunos y para otros podrá ser una eternidad, pero como digo, “prefiero esperar miles de años por esa persona que Dios tiene para mi y no hacer algo que me venga y me dañe y termine ilusionado y terminar triste y diciéndome a mi mismo, me arrepiento de no haber esperado en Dios”

Cuando se espera en Dios, hay paz, hay confort, hay tranquilidad sobre natural, porque sabe nuestro espíritu que Dios ya tiene esa persona por allí, y quizás le conocemos, hablamos con ella o con el, nos vemos, pero no le queremos creer a Dios, porque esa persona quizás no nos gusta, no llena mis expectativas, no podrá llenar tu expectativas pero hazte esta pregunta que yo me hago siempre “lleno yo las expectativas de ella, o son las expectativas que Dios tiene para mi” queremos escoger lo mejor para nosotros, pero lo mejor para nosotros es lo que Dios tiene para todos los que esperamos en Dios, y esperar en Dios es lo mejor que hay.

Lam 3:24 Por tanto, digo: «El Señor es todo lo que tengo. ¡En él esperaré!»

Esperar en Dios tiene recompensa, la recompensa de Dios es la mejor que hay para ti y para mi, esperar en Dios es estar confiando en lo mejor para cada uno de nosotros, esperar en Dios es ser sabio, es lo mejor que podemos tener, si te cansas de tanto esperar, pídele a Dios que te de paciencia, y sobre todas las cosas que te enseñe a estar confiado y esperar en Dios, porque Dios lo que promete lo cumple y no retarda su promesa.

Si Dios prometió darte a esa persona especial, espera en Dios y serás feliz por todos tus días.

Anuncios