Dios nos ama tanto y este es su pensar:

“Muchos de mis hijos  están en una prisión espiritual, porque no se aceptan a sí mismos. Muchos tienen dones y talentos, pero no se expresan porque temen el rechazo. Temen al hombre, a lo que pensará la gente”

“Yo quiero amar a mis hijos, pero se alejan de mí y no dejan que los ame de verdad, porque otros los han herido; Temen que Yo también los vaya a rechazar, como otros lo han hecho, por causa de tus debilidades”

“Yo les amo incondicionalmente, es decir sin límite, ni condición”

“Ya dejen de esforzarse tanto en ser aceptos para mí y entiendan  por favor, que Yo los acepto tal como son”

“No quiero un desempeño perfecto de parte de ustedes, simplemente deseo que me amen y que dejen que Yo los ame”

 Dios no te rechazará por causa de tus debilidades o errores. Él desea sanarte de las heridas del pasado causadas por el rechazo.

Quiere que sepas, que Él ¡nunca¡ te rechazará.

ORACIÓN: Padre, te doy las gracias porque me amas. Porque siempre me

aceptas y nunca me rechazas, en el nombre de Jesús. Amén.