Lucas 23:34

 
—Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen.Mientras tanto, echaban suertes para repartirse entre sí la ropa de Jesús.

 

Si tu hermano, tu prójimo, te ofende 100 veces y si tú 100 veces le perdonas, realmente Dios habita en tu corazón, porque así actuó Jesús, aún después de todo lo que le hicieron, estando en la Cruz, los miró y como Amor dijo: Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”.

 
Después de tanto dolor, tanto sufrimiento, después de todo lo que le hicieron, inocentemente pagó un precio tan, pero tan alto, que no alcanzamos a imaginar y aún así no se arrepintió y realmente murió en la cruz por tí y por mí, por Amor, por puro y verdadero Amor.
 
Lo que padecemos los humanos, no tiene comparación ni con una milésima parte de todo lo que padeció Jesús, imagínate, cargar con todas las enfermedades, pero sobre todo, con los pecados de toda la humanidad pasada, presente y de los que están por venir (futura).
 
Realmente hay cosas en la vida, que no alcanzamos ha entender, con nuestra mente limitada y esta manifestación de Amor que hizo Jesús, es una de ellas. Los grandes misterios de la vida, solo lo sabe Dios y algún día no muy lejano, cuando venga Jesús y nos lleve a su Trono, nos revelará alguno de ellos.
 
Si crees en Dios, cree en el misterio de la eternidad, porque cuando le aceptamos a Jesús, dice la Biblia que viviremos eternamente en su Trono de Gracia, conjuntamente con ÉL, lo cuál no es un misterio, es una realidad, porque así está escrito en la Santa Palabra de Dios (La Biblia).