Juan 3:16… Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su unico hijo, para que todo que en el cree no se pierda mas tenga vida eterna

Juan 3: 16, nos dice que Dios amó tanto al mundo que dio su único Hijo como un sacrificio por él.

¡Dios te ama!. Eres especial para Él. Dios no te ama porque eres una buena persona o porque haces todo bien. Él te ama porque es amor. El amor no es algo que Dios haga; es algo que Él es, es su naturaleza.

El amor de Dios es puro y siempre fluye, no se puede ganar o merecer, tiene que ser recibido por fe.

En Efesios 3: 19, Pablo ora que realmente lleguemos a conocer este amor. Cuando lo hacemos, somos fortalecidos en el ser interior. Cuando estamos fortalecidos interiormente, las dificultades externas no nos pueden vencer.

Si no lo has recibido, no puedes compartir este amor con otros. Deja que Dios te ame, recibe Su amor, que abunde en ti, viva y medite para Él, permite que te fortalezca y como resultado puedes regalar ese amor a los demás.