La Libertad en la Relación

Sixto Porras

Una de las características fundamentales del amor, es la libertad. El amor no se no se impone y no se suplica. El amor crece cuando es libre. Por eso, cuando uno de los dos termine con el otro, déjele ir, no llore, no suplique, no ruegue. Puede llorar con sus amigos, pero no frente a su expareja. Es importante que cada uno se sepa libre para amar, es decir, no podemos construir una jaula alrededor de nuestra pareja alegando que ella nos pertenece. Debemos estar dispuestos a permitir que la otra persona se sienta libre, aun cuando llegue a causarnos un gran dolor dejarla ir. Cuando hacemos esto, estamos aumentando las posibilidades de que la persona amada no se vaya, ya que la puerta de la jaula ha sido abierta y se ha reafirmado el autorrespeto. Hay que respetar la libertad de nuestra pareja, de otra forma, el amor se va a ahogar; por eso, es bueno mantener actividades fuera de la relación romántica.

Fuente: Enfoque a la Familia